Ideal

Los operadores virtuales siguen ganando terreno a los tradicionales

Logotipo de Orange en su sede de París.
Logotipo de Orange en su sede de París. / Archivo
  • Movistar y Vodafone son los que más clientes pierden en un parque español que ya tiene 50,5 millones de líneas de móvil, cuatro millones más que habitantes

El baile de concentraciones en las telecomunicaciones dentro de España todavía no ha pasado factura a los llamados operadores móviles virtuales (OMV), que siguen ganando terreno a los tradicionales. Llevan cuatro meses consecutivos haciéndolo de forma holgada y en junio lograron 314.763 líneas nuevas, según los últimos datos publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Por el contrario, tres de los cuatro operadores tradicionales perdieron músculo; sólo se salvó Orange al sumar 37.675 líneas. Movistar, por su parte, fue la que más conexiones perdió (35.824), seguida de Vodafone (72.582 menos) y Yoigo (6.879). Y todo en un parque español que supera ya los 50,5 millones de líneas, un 1,3% más que hace un año y cuatro millones más que habitantes.

La guerra de trincheras para captar clientes se acusó aún más en la portabilidad, es decir, el cambio de una compañía a otra. Aquí también fue notable la diferencia a favor de los OMV -sin red propia y que subcontratan con otro operador-, que pese a su reducido tamaño les quitaron 117.653 líneas a los grandes. Los cuatro cedieron usuarios, especialmente Movistar (61.547) y Vodafone (42.804).

El mercado, no obstante, continúa dominado claramente por los tres principales actores. Entre Movistar (líder con el 32,5%), Vodafone (22,7%) y Orange (22,6%) suman una cuota conjunta del 78%, lo que apenas deja terreno a los virtuales (15,35%) pese a su ascenso progresivo y, sobre todo, está empequeñeciendo poco a poco a Yoigo (6,7%), que tras la presumible compra de Jazztel por la filial española de France Telecom -pendiente del resultado final de su OPA- se encuentra claramente descolocada pendiente de ver si sigue en solitario o es comprada por un tercero.

Contratos combinados

El parque de líneas fijas, sin embargo, sigue reduciéndose hasta los 18,75 millones, un 1% menos, aunque no por ello deja de estar movido: en junio cambiaron de compañía casi 172.000 clientes. Un incentivo para ello son claramente los contratos combinados con banda ancha (que a la oferta de internet añaden la televisión de pago). Esto explica que las líneas de banda ancha fueran las que más crecieron en el sector de las ‘telecos’, hasta un 6% más interanual.

Espectacular resultó el incremento de las conexiones de fibra óptica de muy alta velocidad, que se duplicaron con creces (109% más) y se aproximan ya al millón (933.819). En la batalla por ser los primeros en estos avances tecnológicos (junto al desarrollo de las redes 4G en el móvil), Movistar supera en dos veces y media la cuota de los operadores de cable (un 45,6% frente a un 17,3%), dejando poco más de una tercera parte del mercado (37%) en manos del resto de los actores, desde Vodafone y Orange hasta los OMV.

Las cifras publicadas por la CNMC señalan, no obstante, que el negocio de las ‘telecos’ en España sigue reduciéndose. En concreto, en el primer trimestre del año cayó un 5% hasta los 6.296 millones de euros. Por operadores, la mayor caída la sufrieron Vodafone (un 13,9%) y Yoigo (13,4%), seguidas de Movistar (un 10,2% menos). Por el contrario, las dos compañías nacionales de cable vieron aumentados sus ingresos: casi un 17% en el caso de Jazztel y un 3% para Ono.