El tesoro que esconde Torres Bermejas

El consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, señala los dibujos aparecidos en presencia de la delegada de gobierno, Sandra García; el delegado de Cultura, Guillermo Quero; el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, y el arqueólogo Ángel Rodríguez Aguilera. /PEPE MARÍN
El consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, señala los dibujos aparecidos en presencia de la delegada de gobierno, Sandra García; el delegado de Cultura, Guillermo Quero; el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, y el arqueólogo Ángel Rodríguez Aguilera. / PEPE MARÍN

Los arqueólogos han localizado el antiguo sistema de almenas de la fortaleza y restos de la decoración interna en la torre del homenaje

Pablo Rodríguez
PABLO RODRÍGUEZGranada

De cerca, Torres Bermejas es una auténtica mole que nada tiene que ver con la corona roja que se contempla en la distancia desde cualquier punto de Granada. La fortaleza, incluso a pesar de llevar décadas abandonada, impresiona. Sus torres, los muros que la rodean, dan cuenta aún de la importancia que tuvo dentro del sistema defensivo de la ciudad. Y también de su singularidad, por que su misión no era tanto controlar el desfiladero que antaño fue el bosque de la Alhambra como aquella capital recién conquistada por los Reyes Católicos.

Aquel esfuerzo se lee hoy en los muros, pero también en los hallazgos que los investigadores están realizando en su interior. Los arqueólogos, que en las últimas semanas trabajan en la restauración de la fortaleza, han sacado a la luz importantes restos de la estructura original así como de las sucesivas intervenciones que hicieron de ella la imponente mole que es hoy. Los resultados se enmarcan en el proceso de recuperación de Torres Bermejas, un proyecto que cuenta con 1.380.000 euros y que acomete el arqueólogo Ángel Rodríguez por mandato del Patronato de la Alhambra y el Generalife. Los trabajos los acometen los especialistas de Construcciones Otero.

Hasta el momento, el principal descubrimiento habla de los orígenes de la fortaleza. Los técnicos han localizado el antiguo sistema de almenas y parte de lo que antaño fue la puerta oeste. Los restos apuntan al siglo XIII, a las construcciones mandadas a realizar por Muhammad I para consolidar el poder de la entonces naciente dinastía nazarí y desvelan su importancia dentro del sistema defensivo de la ciudad.

El equipo de Ángel Rodríguez también ha logrado alcanzar la cota original en el patio de armas de la fortaleza y se encuentra en vías de determinar con total claridad cómo fue la posterior evolución del edificio hasta la llegada de los Reyes Católicos. ¿Por qué esa fecha concreta? Porque supuso la completa transformación del espacio de tal forma que pudiera servir para afianzar la conquista castellana de la antigua capital nazarí.

Los trabajos, por el momento, se centran en los adarves, el baluarte y las caballerizas que servían a la guarnición apostada allí por los reyes. También en la consolidación y recuperación de los elementos originales de las torres, esos dedos bermejos que marcan día a día a los granadinos la visual de la Alhambra.

«Estamos descubriendo un espacio patrimonial impresionante, un lugar emblemático y enigmático» Miguel Ángel Vázquez | Consejero de Cultura

«El objetivo es convertir Torres Bermejas en un espacio que acoja exposiciones y conciertos» Francisco Cuenca | Alcalde de Granada

Precisamente la intervención en ese punto ha servido para descubrir otra sorpresa. Los arqueólogos han encontrado restos de la antigua conexión de la fortaleza con el sistema de la Alcazaba, lugar de residencia de Muhammad I.. Además, en una de las estancias de la planta baja de la torre del homenaje, los técnicos han hallado pequeños dibujos incisos que formarían parte de la decoración interna. Según el arqueólogo Ángel Rodríguez, «cuentan una historia» y «podrían aportar datos de cómo entendían Torres Bermejas los soldados de la guarnición».

Un monumento único

La restauración de Torres Bermejas supone un hito para Granada. Así lo señalaron ayer las autoridades -el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez; la delegada de la Junta en Granada, Sandra García; el delegado de Cultura, Guillermo Quero; el alcalde de Granada, Francisco Cuenca; y el director del Patronato de la Alhambra, Reynaldo Fernández-, que visitaron las obras y anunciaron los hallazgos realizados por el equipo de Ángel Rodríguez Aguilera.

El consejero recordó que la restauración de Torres Bermejas es uno de los proyectos más relevantes de 2018 y dio pistas sobre su futuro. Vázquez aseguró que su intención es sumar la fortaleza al patrimonio de la capital nazarí y darle un uso cultural. Además destacó la implicación de la Alhambra en la recuperación de los espacios de nazaríes e insistió en el papel de «principal benefactor» de la ciudad al recordar que «todo el dinero de la Alhambra se queda en Granada».

Por su parte, el alcalde de Granada recordó el carácter «simbólico» de la restauración y aportó más información sobre los futuros usos de la antigua fortaleza, que podría acoger «pequeñas exposiciones y recitales de música».

La recuperación servirá para devolver la vida a un monumento no cede al chantaje del tiempo. Una fortaleza que aún guarda tesoros por descubrir tras años de abandono.

Fotos

Vídeos