La fecha de reapertura del Museo Arqueológico se retrasa hasta junio

Fachada de la Casa de Castril, sede del Museo Arqueológico de Granada./Ramón L. Pérez
Fachada de la Casa de Castril, sede del Museo Arqueológico de Granada. / Ramón L. Pérez

La demora en la finalización de las obras de rehabilitación ha impedido que el centro abriera sus puertas a finales de febrero como estaba previsto

Pablo Rodríguez
PABLO RODRÍGUEZGRANADA

La rehabilitación del Museo Arqueológico parece uno de esos proyectos tocados por la maldición. El centro cerró sus puertas a mediados de 2010 ante el riesgo que presentaba para el público el estado general de la Casa de Castril y, desde entonces, toda una generación de granadinos ha crecido sin conocer las huellas legadas por sus antepasados a lo largo de la historia. El filósofo Edmund Burke, que escribió aquello de «las gentes que nunca se preocupan por sus antepasados jamás mirarán hacia la posteridad», o el escritor George Santayana, responsable de la frase «aquellos que no conocen el pasado están condenados a repetirlo», se habrían llevado las manos a la cabeza.

También lo habría hecho Jules Michelet, el pensador francés que dijo a finales del XIX que «un pueblo sin historia no puede hacer política». Granada está empeñada desde hace ocho años en contradecirle. La última vez, este mismo mes. La ciudad vivía en las últimas semanas atenta a uno de los grandes hitos del curso, la reapertura del museo, prevista para finales de febrero. Sin embargo, según pudo saber ayer IDEAL, la fecha ha sido pospuesta una vez más.

La causa del nuevo retraso está en la demora en la finalización de las obras de rehabilitación de la Casa de Castril, sede del Arqueológico desde hace cien años. Los trabajos, a cargo del Ministerio de Cultura -propietario del inmueble, que gestiona sin embargo la Junta de Andalucía- comenzaron con unas semanas de retraso respecto a la fecha inicialmente prevista, lo que impidió a la empresa finalizarla a tiempo. De hecho las obras fueron recepcionadas con casi dos meses de retraso.

Acto seguido, a mediados de enero pasado, se inició el último de los pasos previos a la reapertura: la museografía. En esta fase, la que actualmente está en marcha, los técnicos trabajan en el montaje de las vitrinas y toda la infraestructura expositiva necesaria para alojar las piezas que se mostrarán al público. El proceso incluye el diseño de las infografías y la documentación explicativa especializada destinada a enriquecer las visitas, así como la colocación de las obras que formarán parte de la exposición.

El avance de la museografía, que tiene un plazo de dos meses, alcanza ya el 50% de ejecución y se espera que esté culminada a mediados del próximo mes de marzo. Sin embargo, habrá que esperar hasta el final de la primavera para poder disfrutar de nuevo de algunas de las piezas que componen uno de los conjuntos museológicos más ricos de Andalucía.

La nueva fecha será cercana al mes de junio. La selección del día exacto dependerá de la recepción de las obras, la adecuación final de las salas destinadas a alojar la selección de piezas que se expondrán -es una reapertura parcial, a falta de la rehabilitación completa del edificio- y del acuerdo entre todas las instituciones implicadas -Gobierno Central, Junta de Andalucía y, por supuesto, Ayuntamiento de Granada- para ajustar sus respectivas agendas.

«Desde la Junta de Andalucía queremos que las obras se culminen cuanto antes y contamos con dos meses de retraso para la reapertura», asegura el delegado de Cultura de la Junta de Andalucía, Guillermo Quero, que apunta al mes de junio. «Nuestra intención es que la reapertura sea cuanto antes, una vez que podamos hacer la recepción de las obras que le corresponden al ministerio y del proyecto museográfico».

Sobre un posible nuevo retraso de los procesos que restan, Quero asegura que «la museografía está en plazos» y que desde la Junta se está trabajando ya en adelantar todo lo posible los flecos que restan. «Vamos a acelerar todo lo que dependa de nosotros. Ahora mismo, más allá de la colaboración, no podemos hacer nada más para agilizarlo».

Historia de un desencuentro

Casi ocho años han pasado desde que, a mediados de 2010, cerraran las puertas de la Casa de Castril al público ante el mal estado que presentaba la cubierta de una de las salas. Un informe técnico alertaba del peligro para los visitantes y reclamaba una actuación urgente para evitar males mayores. La operación se acometió hace ya mucho tiempo con unos trabajos de emergencia, sin embargo el museo se mantuvo cerrado «por reformas» -así rezaba el cartel en el acceso- de manera indefinida.

Durante años, el Gobierno Central -propietario del inmueble- y la Junta de Andalucía -gestor del mismo- litigaron por las obras de rehabilitación, que por motivos como el retraso de las licencias o la falta de presupuesto para su ejecución no fueron acometidas en el plazo previsto. Más tarde se impuso el proyecto para una restauración y una reinauguración parcial. En 2016 se habló de 2017 como fecha de apertura y en 2017 de febrero de 2018. Ahora el horizonte para que Granada pueda recuperar parte de su memoria es el final de la primavera.

Fotos

Vídeos