El presunto autor del crimen en Burjulú avisó por mensaje a una amiga de la víctima antes de suicidarse

Varios agentes de la Guardia Civil custodian el escenario del crimen, un cortijo en la barriada de Burjulú, en Cuevas del Almanzora./J.S.
Varios agentes de la Guardia Civil custodian el escenario del crimen, un cortijo en la barriada de Burjulú, en Cuevas del Almanzora. / J.S.

No existían denuncias previas por violencia de género ni tampoco antecedentes policiales por parte del agresor, un joven boliviano de 38 años

M. CÁRCELES / J. SIMÓNBURJULÚ

El fuerte sol contradecía de forma radical los ánimos de una jornada que desde primeras horas de la mañana eran de aflicción, dolor y desánimo. Burjulú, una escueta pedanía del municipio de Cuevas del Almanzora a medio camino entre el núcleo urbano y Palomares, se despertaba como uno de los puntos negros que azotan la conciencia de la sociedad en el mapa de España. Concretamente el número 49 en lo que va de año -el séptimo de Andalucía, el tercero almeriense en un año sombrío para la lacra machista-.

Un hombre de 38 años y nacionalidad boliviana habría sido el autor material del asesinato de su mujer, de la misma edad y paraguaya, en el domicilio en el que ella trabajaba como ayudante de una persona dependiente de unos 80 años. Y después de asesinarla, tras avisar por mensaje de móvil del crimen a una amiga de la víctima mortal, se ahorcaba en el salón de la casa en la que ella se ganaba su salario, un cortijo en esta barriada de menos de 200 habitantes. La investigación maneja esta como la principal tesis entre todas las hipótesis desplegadas sobre la mesa. La de la violencia machista.

Fue precisamente ese mensaje de texto el que activaba la actuación de los servicios de emergencia en lo que se confirmó como un nuevo episodio de la crónica negra almeriense. Al recibir la dramática misiva en su teléfono, la amiga llamó al 112 y alertó de lo que le había escrito el presunto autor del crimen. Y cuando los agentes de la Policía Local de Cuevas del Almanzora y de la Guardia Civil llegaron al cortijo, poco después de las nueve y media de la mañana, ya no había nada que hacer.

La Junta de Portavoces de Cuevas del Almanzora decretará hoy dos días de luto oficial local

El cadáver de ella yacía inerte en el suelo. El de él, ahorcado, en el salón de la casa. «No hay signos externos de violencia. La causa de la muerte será la que se determine en la autopsia», revelaban ayer fuentes de la benemérita respecto al asesinato de la mujer. Por ello, y de modo indiciario, la investigación baraja como principal hipótesis una muerte por asfixia -si bien se manejan también otras posibilidades que descartarán o confirmarán los expertos del Instituto Anatómico Forense de Almería cuando el cuerpo sea sometido a la pertinente autopsia-.

El suceso fue declarado un caso de violencia de género desde primera hora de la mañana, cuando los elementos de la investigación eran escuetos. Al parecer -indicaron fuentes cercanas al caso- la mujer había dispuesto su intención de romper la relación. Y él, contrario, habría tomado presuntamente la determinación de acabar con su vida. Ambos, residentes en el municipio de Vera, tenían una hija en común de seis años de edad que en el momento del suceso estaba con un familiar, un tío de la menor. Tras el trágico suceso perpetrado ayer, habría quedado temporalmente bajo su tutela. Por su parte, la anciana dependiente de la que cuidaba la mujer asesinada permaneció en todo momento ajena al suceso. Al llegar los agentes de la Guardia Civil al cortijo la encontraron en su alcoba, sin haber sido testigo de los hechos.

«Hay mucha confusión al respecto. Pero sí que se sabe que ella trabajaba en la casa, que cuidaba a una señora anciana», indicaba ayer el alcalde de Cuevas del Almanzora, Antonio Fernández Liria. El regidor ha convocado para esta mañana una Junta de Portavoces del Consistorio con la intención de declarar dos días de luto oficial por el crimen. Además, a las doce del mediodía ha convocado una concentración silenciosa como muestra de repulsa de los vecinos del municipio ante este nuevo caso de violencia machista en uno de sus núcleos urbanos.

«No sabía que tuviera marido, no le había visto por aquí. Pero ella llevaba ya tiempo cuidando a la mujer. Se la veía por la calle en el pueblo», apuntaba un habitante esporádico del núcleo urbano. «Vengo de vacaciones, pero la veía desde hace tiempo», insistía. Cerca de él, una vecina respondía muy alterada. «Conocía más a la mujer mayor. Me he enterado esta mañana, me han llamado por teléfono. Estoy muy afectada», confesaba aturdida.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, mostró ayer su «más enérgica condena» ante los hechos y reveló que no existía ninguna denuncia previa por malos tratos al presunto autor material del crimen. El levantamiento de los cadáveres por parte del juez se produjo pasadas las 14 horas. Y los cuerpos fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal de Almería, donde se les practicará la autopsia. La investigación recayó inicialmente en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Vera.

Más

Fotos

Vídeos