El ordenador más pequeño del mundo mide menos que un grano de sal

Ordenardor diminuto./Universidad Michigan
Ordenardor diminuto. / Universidad Michigan

Funciona con energía solar y tiene fines médicos

J. A. G.Madrid

Si en el mercado de los smartphones, la carrera está por hacer el terminal más grande. En el segmento de los ordenadores la lucha es diametralmente opuesta. Hace unos meses, IBM presentaba el ordenador más pequeño del mundo, sus dimensiones apenas eran de 1mm de largo por 1mm de ancho.

Cuatro meses después, investigadores de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) han conseguido reducir su tamaño e, incluso, hacer parecer al dispositivo de IBM gigante. El tamaño de apenas llega al milímetro de largo, se queda en los 0,3 mm.

Su tamaño, comparable al de un grano de arroz, le permite hacer una lista de tareas reducidas. Puede hacer cálculos, algunas operaciones, tiene un procesador y también tiene memoria RAM. « No estamos seguros si deberían llamarse computadora o no. Es más una cuestión de opinión si tienen la funcionalidad mínima requerida «, señala David Blaauw, profesor de ingeniería eléctrica e informática en la Universidad de Michigan.

A pesar de su diminuto tamaño, tiene un gran pero: cuando se apaga, se pierde toda la información almacenada. Además como novedad, los ingenieros de la Universidad de Michigan han conseguido hacer funcionar a este dispositivo con energía fotovoltaica. «Tuvimos que inventar nuevas formas de abordar el diseño del circuito que sería igualmente de baja potencia, pero también podría tolerar la luz», destaca Blaauw.

Diseñado como un sensor de temperatura de precisión, el nuevo dispositivo convierte las temperaturas en intervalos de tiempo, definidos con pulsos electrónicos. Los intervalos se miden en chip contra un intervalo de tiempo constante enviado por la estación base y luego se convierten en una temperatura. Como resultado, la computadora puede informar temperaturas en regiones minúsculas, como un grupo de celdas, con un error de aproximadamente 0,1ºC.

El sistema es muy flexible y podría ser reinventado para una variedad de propósitos, pero el equipo eligió mediciones de temperatura de precisión debido a una necesidad en oncología.

Algunos estudios sugieren que los tumores corren más calientes que el tejido normal, pero los datos no son lo suficientemente sólidos como para confiar en el tema. La temperatura también puede ayudar a evaluar los tratamientos contra el cáncer.

Fotos

Vídeos