Las maletas inteligentes se quedan sin pilas

La maleta fue prohibida en vuelos por sus baterías./Bluesmart
La maleta fue prohibida en vuelos por sus baterías. / Bluesmart

La startup cierra su negocio por el miedo a las explosiones de sus baterías

INNOVA+Madrid

Una maleta perdida, este fue el origen de la idea que acabó con el nacimiento de Bluesmart. Un concepto que surgió en Nueva York con la ayuda de Diego Sáez-Gil, Tomás Pierucci, Alejo Valenti, Martín Diz y Brian Chen. Sin embargo, pocos vuelos ha conseguido esta tecnología argentina.

Sáez-Gil y Pierucci arrancaron con una campaña de crowdfunding muy exitosa para crear una maleta inteligente que podía ser controlada desde una app en un smartphone y cargar dispositivos con puertos USB incluidos.

Un anuncio que no gustó a las aerolíneas especialmente las norteamericanas que bloquearon estos dispositivos por miedo a los incendios a bordo de la aeronave. Sin embargo, Bluesmart se apresuró a publicar las instrucciones para quitar la batería del equipaje.

Pero este documento siguió sin convencer a las compañías aéreas y ha provocado que los propietarios de Bluesmart hayan tenido que echar el cierre.

Las maletas Bluesmart, tanto la primera como la segunda generación, fueron un éxito entre entusiastas de los viajes. Los dos modelos generaron cuatro millones de dólares en dos campañas de crowdfunding, la primera en 2014 y la segunda en 2017, demostrando interés en este tipo de accesorios.

Fotos

Vídeos