Coche conectado, conducir con un sexto sentido

Coche conectado, conducir con un sexto sentido

SEAT y Telefónica crean un sistema IoT que avisa al conductor de peligros en la carretera

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ

El pasado Mobile World Congress de Barcelona tuvo un protagonista: el 5G. Esta quinta generación de conexión a internet está desplegando sus redes por todo el mundo, aunque para verla en su esplendor en España queda tiempo.

El 5G cambiará las telecomunicaciones, impulsará la Industria 4.0 y acelerará la llegada del coche autónomo. La baja latencia de esta comunicación permite que el Internet de las Cosas tenga un despliegue rápido, ya que la transmisión de datos entre los distintos dispositivos es casi instantáneo.

El 5G también llega a la carretera y, sobre todo, a la seguridad vial. Telefónica y SEAT han desarrollado un ecosistema de IoT en el vehículo para avisar a los conductores de los peligros en la carretera. «Creemos que el sentido de que las cosas se conecten es para que nos permitan a las personas, a las empresas, a las ciudades, a nuestra sociedad… conectarnos con lo que realmente nos es importante», explican a este periódico los responsables de Telefónica.

Una alianza con SEAT que tiene una «visión de futuro desde luego como no puede ser de otra forma es visión cero accidentes», asegura César Marco, responsable del Proyecto 5G Connected Car de SEAT.

Aunque quedan aún meses para ver el 5G, «hasta el 2021 no existirá un porcentaje relevante de la población pueda utilizar la red 5G para comunicarse», apuntan desde Telefónica. «Esto no quiere decir que no haya 5G antes», añaden. El vehículo conectado ya está en las carreteras españolas.

«Ahora mismo los coches conectados utilizan 4G principalmente. Que permite el envío de tiempo real de información. Este concepto de conexión de los automóviles a la red móvil es el C-V2X (cellular vehicle to everything), es decir, que gracias a la red móvil el coche se conecte a la red, a la infraestructura (semáforos, peajes, etc) o incluso a otros vehículos de forma directa», apuntan. «No va a existir un coche autónomo si previamente no lo queremos conectado», destaca César Marco.

Anticiparse al riesgo

El proyecto de las dos compañías españoles buscan mejorar la seguridad vial en las carreteras nacionales y anticiparse a los accidentes o riesgos durante la conducción. De momento, este proyecto piloto se asienta en cuatro grandes pilares.

El primero de ellos es la red móvil, 5G, de Telefónica y a lo que tenemos que sumar un dron con una cámara y acceso a la red, un servidor y un vehículo con unas antenas y una Unidad de Control Telemática.

A esta ecuación de Telefónica y SEAT se suma el plan DGT 3.0. Esta plataforma mantiene conectados a los usuarios informándoles de todo lo que sucede en la vía en tiempo real.

«Tráfico aprovecha la capacidad que ofrecen las nuevas tecnologías, en lo que a intercambio de datos en tiempo real se refiere y actuará como interlocutor digital y personal de cada ciudadano. La idea que ya se ha empezado a perfilar es que dicha plataforma digital sea el lugar de referencia de información vial, donde todos los actores implicados en la movilidad (DGT, conductores, ciclistas, motoristas, peatones, fabricantes, aseguradoras, ayuntamientos…) seamos suministradores y receptores de información», explicó la DGT en la presentación del proyecto en 2015.

El sistema IoT, que funciona en un SEAT Ateca, trabaja con un dron que captura constantemente el movimiento del vehículo y lo que sucede alrededor del mismo. Gracias a la SIM, la aeronave traslada en tiempo real la información al servidor de Telefónica.

El sistema detecta la presencia de ciclistas o vehículos parados en la carretera y en tiempo real emite una alerta al vehículo de SEAT. El conductor circula con un sexto sentido: reciben una señal acústica de un obstáculo en la vía y además se muestra un aviso lumínico en el panel del salpicadero.