La verdad tras la invasión de gusanos gigantes

La verdad tras la invasión de gusanos gigantes

Hace cuatro años, un estudio apuntaba a la presencia en el país de una especie invasora de gusanos terrestres gigantes, de unos 40 centímetros de longitud

IDEAL.ES

Un grupo de investigadores del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona (IRBio) publicó en la revista PeerJ, hace unos cuatro años, un estudio en el que apuntaban a la presencia de una especie invasora de gusanos terrestres gigantes, de unos 40 centímetros de longitud, que amenaza a la población autóctona de caracoles.

Ahora, años después de que saliera a la luz esta información, la misma publicación ha dado a conocer los resultados de otro estudio similar que demuestra la presencia en Francia de diversas especies invasoras de la planarias terrestres, las mismas que hallaron los investigadores en nuestro país.

Una de esas especies es el Bipalium Kewense, más conocido como el gusano martillo, que ha resultado ser inofensivo para el ser humano, pero que es capaz de comerse a sí mismo, si no encuentra otros alimentos, y de acabar con los caracoles autóctonos. Y es que está considerado como un depredador de caracoles, babosas, insectos y lombrices de tierra.

Este gusano gigante es originario de Indochina y su presencia como especie invasora fue detectada, por primera vez, en un jardín londinense en el año 1878. En España, su presencia se detectó en 1983. Pero, según el citado estudio, se han hallado ejemplares en lugares tan diversos como Madagascar, Malaysia, México, Taiwán, Zimbabwe o Noruega.

Su aspecto, como su nombre indica, se asemeja al de un martillo en la parte de la cabeza y su color suele variar entre el negro, el gris y el marrón.