El último pelotazo de George Michael

El último pelotazo de George Michael

Christie's subasta la colección de 200 obras de arte que reunió el cantante. La recaudación irá destinada a fines filantrópicos

FERNANDO MIÑANA

El éxito abrazó a George Michael (1963-2016) cuando todavía era un veinteañero. El cantante londinense formó Wham con un amigo del colegio, Andrew Ridgeley, y se dieron a conocer en todo el mundo, en los ochenta, con temas como 'Wake Me Up Before You Go Go' o 'Club Tropicana'. Roto el dúo, Michael siguió muchos años en la cresta de la ola, ya en solitario, vendiendo más de ochenta millones de discos -con Wham llegó a los veinte millones-. El fenómeno musical se solapó con una interesante generación de artistas que sacudió el Reino Unido: los Young British Artists (YBA).

Desde que escandalizó a un país muy mojigato con 'I want your sex', en 1987, los bombazos se fueron sucediendo en su carrera. Durante veinte años, entre 1984 y 2004, fue el artista que más sonó en las radios británicas. Era una estrella mundial y su cuenta corriente estaba rebosante. Eso le permitió satisfacer su sensibilidad artística.

Lo primero que hizo fue ir al estudio de Tracey Emin para conocer a su artista favorito. Pero este no quiso recibirle. El cantante, sorprendido, vio necesario explicar que era el mismísimo George Michael. Pero no debió impactarle. «No me importa quién eres, simplemente vete», le contestó Emin. Pero no siempre fue tan borde y los dos artistas acabaron haciéndose buenos amigos.

El intérprete se sintió identificado con los Young British Artists

Emin introdujo a Michael en los círculos artísticos y le presentó a bastantes de los referentes de los YBA. El músico compró mucho arte entre 2004 y 2009, y terminó atesorando una colección despampanante que recientemente ha salido a la luz en una exposición que ha pasado por Nueva York, Los Ángeles, Hong Kong y Shanghái. Su última parada ha sido Londres, donde Christie's ha organizado un par de subastas. Una por internet, que ya está en marcha y que concluirá el viernes, y otra física mañana por la tarde.

Dos joyas de Damien Hirst

En la primera pueden encontrarse detalles más económicos, como una litografía de Jean Cocteau con un precio de salida de cien libras. Aunque la puja ya ha multiplicado por 19 su valor... Pero también sonarán dos apellidos de artistas españoles, los de Picasso y Miró. Los lotes más llamativos son los que se venderán mañana a golpe de mazo. Ahí irán apareciendo algunas obras de artistas contemporáneos de George Michael, destacados miembros de los YBA como Emin, Damien Hirst, Sarah Lucas, Michael Craig-Martin o Marc Quinn.

Una de las joyas de la colección es 'La verdad incompleta', una obra en la que una paloma parece levitar dentro de una vitrina de formol de 2,2 metros. Su precio se espera que oscile entre el millón y el millón y medio de libras (de 1,15 a 1,75 millones de euros). En esta línea, también de Damien Hirst, destaca 'Saint Sebastian, Exquisite Pain', donde un ternero asaeteado reproduce el martirio de San Sebastián dentro de un tanque de formol. La casa de subastas también confía en superar el millón de euros con este lote.

El dinero que se recaude irá destinado a fines filantrópicos, como le hubiera gustado a George Michael, quien siempre cuidó su perfil solidario. Entre los beneficiarios de sus obras de caridad destacan Childline, que ayuda a niños y adolescentes con problemas, a quienes cedió los 'royalties' del tema 'Jesus to a child', y una asociación a la que financiaba de manera anónima para que cuidara a los sintecho. «El trabajo filantrópico fue muy importante para George durante su vida y fue su deseo que esta labor continuara después de su muerte», informaron en un comunicado los fideicomisarios de sus bienes.

Algunos expertos consideran la colección artística de George Michael como un retrato de Gran Bretaña en la década de los 90. O, como expresa Paola Saracino, directora asociada de Christie's en Londres, «una colección que refleja ese espíritu revolucionario en su dinámico grupo de artistas y su dedicación al arte».

Los fans del cantante sueñan con algunos de sus retratos, como los que le hizo Craig-Martin, por encargo de Michael, usando un ordenador para pintar de llamativos colores el pelo, la piel, las cejas, los ojos, la perilla y la camisa del intérprete de 'Careless Whisper' o 'Freedom'. Aunque para tenerlo colgado en la pared de casa será necesario desprenderse de 58.000 euros.

George Michael murió en la Navidad de 2016 por una afección cardiaca con complicaciones hepáticas. Dejó un legado musical de gran calado, como demuestran los cien millones de discos que vendió, pero también una colección de arte que retrata su juventud.