Tras los pasos de Cristo

Miles de fieles suben cada año las escaleras de rodillas en homenaje a la Pasión de Cristo./EFE
Miles de fieles suben cada año las escaleras de rodillas en homenaje a la Pasión de Cristo. / EFE

La Scala Santa de Roma, que según la tradición recorrió Jesús antes de morir, luce durante dos meses el mármol original de sus gastados escalones

DARÍO MENOR

El único elemento disonante con la belleza y el profundo sentido religioso del lugar son las bolsas de plástico azul que tienen que ponerse los fieles sobre los zapatos para evitar manchar los 28 peldaños recién restaurados. Salvando ese detalle, la Scala Santa de Roma luce magnífica después de la rehabilitación a la que ha sido sometida y que desde el pasado jueves permite verla con todo su esplendor. Tras meses de trabajos por parte de un equipo de expertos de los Museos Vaticanos, la escalera muestra el gastado mármol blanco original de sus escalones y no la protección de madera que los ha cubierto durante los últimos 300 años. Ésta volverá a ser colocada el 9 de junio en este lugar de fuerte atracción para la devoción cristiana porque, según la tradición, se trata de los escalones que Jesucristo pisó en el palacio de Poncio Pilato cuando fue condenado a muerte. Incluso dejó tres gotas de sangre en los peldaños. Trasladada a Roma desde Jerusalén en el año 326 por Santa Elena, la madre del emperador Constantino, la Scala Santa atrae cada año a miles de fieles que la suben de rodillas para recordar la Pasión de Jesús.

«Nos preguntamos cuántos millones de peregrinos habrán pasado por estos peldaños en este tiempo y por qué existe siempre la necesidad de tocar lo sagrado», comentó en la presentación ante los medios de la rehabilitación Francesco Guerra, rector del santuario de la Scala Santa, de cuya custodia se encarga la congregación religiosa de los Pasionistas.

Barbara Jatta, directora de los Museos Vaticanos, detalló que los trabajos de restauración comprendieron tanto los peldaños como los frescos de las paredes y la bóveda. «Bajo la protección de madera se encontró una multitud de papeles manuscritos, exvotos, monedas y fotografías dejadas por los fieles. Todo ello está ahora conservado por los Padres Pasionistas», comentó Jatta, explicando que fue el papa Inocencio XIII quien decidió cubrir los escalones en 1723. «Fue porque se estaban consumiendo debido al intenso flujo de peregrinos que devotamente los han subido de rodillas durante siglos». La protección de madera de nogal también está siendo restaurada.

«Es muy emocionante»

La directora de los Museos Vaticanos subrayó que durante los dos meses en que, de forma excepcional, podrá contemplarse el mármol original de los escalones, quedarán a la vista las tres cruces medievales fijadas en los puntos donde habrían caído las gotas de la sangre de Jesús. La más sugestiva para los creyentes es la que se encuentra en el undécimo peldaño, en el que según la tradición Cristo habría tropezado rompiendo el mármol con la rodilla.

En el día en que se presentó al público la restauración, no faltaron los fieles que se apresuraron a subir la Scala Santa. «Ya lo había hecho una vez cuando estaban los escalones en madera, pero ahora es más emocionante. El hecho de pensar que es ahí por donde pasó Jesús, donde se paró, donde sufrió, es muy emocionante», contaba una señora de avanzada edad.