Terra ocupada

Los Mossos cargan durante una protesta de independentistas radicales. /ARP
Los Mossos cargan durante una protesta de independentistas radicales. / ARP

Frederic Bentanachs, cofundador del grupo terrorista Terra Lliure, llama ahora a tomar las calles y el Parlament el día 21 para defender la república catalana

JAVIER GUILLENEA

El germen de la organización fue un grupo integrado por Frederic Bentanachs, Martí Marcó, Joaquim Pelegrí, Félix Goñi y Griselda Pineda, que en 1978 formó un comando al que llamaron 'Arxiu'. Terra Lliure se dio a conocer oficialmente en junio de 1981 en un partido de fútbol en el Camp Nou. En su primer comunicado se autodefinió como una «organización revolucionaria que lucha por la independencia de los Países Catalanes» e hizo un llamamiento a «la lucha contra el proceso de destrucción sistemática a la que está sometida nuestra nación.

atentados cometió la organización en sus 17 años de existencia. El balance fue de cinco muertos, de los que cuatro eran miembros de la propia banda. Tres de ellos perecieron al explotar las bombas que manipulaban. El cuarto fue tiroteado por la Policía cuando iba a cometer un atraco. En septiembre de 1987, una bomba colocada en el juzgado de Les Borges Blanques provocó la caída de una pared que mató a Emilia Aldomá y Sans. La mujer, de 62 años, había vivido en Bilbao, ciudad de la que se fue por temor al terrorismo de ETA.

La organización abandonó la lucha armada en 1991 y se autodisolvió de manera oficial el 11 de septiembre de 1995. Algunos de sus militantes ingresaron en ERC y los presos de la banda salieron de la cárcel después de ser indultados o haber cumplido condena.

«Están organizados, actúan de forma orquestada. Nunca habíamos visto eso», dice un mosso

A sus 62 años de edad, Frederic Bentanachs -Fredi para sus amigos- debe de sentirse a punto de tocar el cielo con sus manos. El cofundador del grupo terrorista Terra Lliure, independentista de toda la vida y autor de versos como 'Hijos de puta de España/ el corazón nos queréis robar./ Hijos de puta de España/ qué caro os ha de costar', ha renacido de sus cenizas para dar un último impulso al 'procés' en Cataluña. Su sueño es la independencia y parece estar convencido de que verlo cumplido es cuestión de días. Unos diez, más o menos.

El momento, la toma de la Bastilla, llegará el próximo día 21, fecha en la que el Gobierno de Pedro Sánchez tiene previsto celebrar en Barcelona un Consejo de Ministros. Los Comités de Defensa de la República (CDR) han comenzado a organizar protestas en diferentes puntos de Cataluña. Quieren bloquear la frontera de La Jonquera, el aeropuerto del Prat, el puerto de Barcelona y las principales carreteras de la comunidad. La Asamblea Nacional Catalana tiene previsto convocar una manifestación contra la «provocación» del Gobierno central y el sindicato minoritario Intersindical-CSC ha convocado un paro de dos horas. Es un día en el que puede ocurrir de todo, la jornada perfecta para alguien como Fredi, que con un simple vídeo en Facebook se ha convertido de la noche en la mañana en el mentor de los grupos que en Cataluña tratan de lograr la independencia a base de ocupar las calles.

Frederic Bentanachs se presenta en el vídeo como «cofundador de Terra Lliure», la banda que entre 1978 y 1991 cometió casi 200 atentados terroristas, aunque, con un deje de modestia, le resta importancia a este punto de su currículum. «No pretendo aleccionar a nadie, solo despertar conciencias», dice. A pesar de estas palabras, su mensaje es el de un profesor que instruye a «los jóvenes que toman las calles» a actuar de la mejor manera posible para alcanzar sus metas. Y entiende que la mejor manera es hacerlo de forma coordinada, con las miras puestas en «un objetivo claro y una estrategia clarísima».

Vuelta al pasado

Es como si Fredi hubiera regresado al pasado, a aquellos tiempos en los que un joven de 21 años abrazó el mantra de los objetivos y las estrategias para comenzar su andadura por el filo de la navaja lanzando cócteles molotov contra una furgoneta de Alianza Popular durante la campaña electoral de 1977. El hombre que en los últimos años ha insistido una y otra vez en que «en Cataluña no hay violencia», fundó con otros cuatro jóvenes -Martí Marcó, Joaquim Pelegrí, Félix Goñi y Griselda Pineda- un comando que acabó siendo el embrión de Terra Lliure.

Se estrenó en la violencia callejera a los 21 años, cuando arrojó un cóctel molotov contra una furgoneta de Alianza Popular durante la campaña electoral de 1977

Marcó murió tiroteado en enero de 1979 por la Policía cuando intentaba robar con sus compañeros un furgón blindado. En junio, a Goñi le estalló entre las manos una bomba que pensaba colocar en un concesionario Renault y que dejó herido a Pelegrí. Fredi huyó con Griselda, pero fue detenido poco después y condenado a cuatro años de cárcel por robo con intimidación, un delito de estragos en grado de tentativa y tenencia ilícita de armas y explosivos. Tras cumplir la pena, llegó a ser secretario general de Estat Catalá y en 1999 encabezó su lista electoral. A partir de entonces, su figura se fue diluyendo en el anonimato. Hasta ahora.

Desde que comenzó el 'procés', Fredi no solo ha renacido, sino que se ha multiplicado. En septiembre de 2017 tomó parte en el cerco a la Consejería de Economía mientras la Guardia Civil registraba el edificio. Apareció en primera fila próximo a Quim Torra en el primer acto público del president, su imagen se prodiga en fotografías con iconos de los independentistas como Josep Guardiola y Lluís Llach, el pasado mes de junio participó en un boicot contra un homenaje a Cervantes en la Universidad de Barcelona, ha salido en televisión y ha tenido altercados con personas que retiraban lazos amarillos de la vía pública. Es como si estuviera en todas partes y siempre con una estelada cerca.

La Policía le detuvo en 1979 tras la muerte del activista Félix Goñi, a quien le estalló una bomba entre las manos. Fredi fue condenado a cuatro años

«Estamos aquí de manera pacífica, es nuestra forma de actuar», dijo Frederic Bentanachs en TV3 cuando participaba en una acampada. En su último vídeo, en el que da instrucciones a los independentistas radicales, Fredi insiste en que deben ser «radicalmente pacíficos» y, de paso, les explica que «entrar dentro del Parlament y ocuparlo es un acto revolucionario, como la toma de la Bastilla en Francia». «Si se ha de entrar en el Parlament, se entra. Si se ha de ocupar, se ocupa. Y entramos y proclamamos la república desde dentro. No entrar y poner una pegatina y salir corriendo por piernas diciendo que somos gente de paz... eso es absurdo», afirma.

Fredi rechaza las acciones violentas que los CDR han protagonizado en los últimos días, pero no por la violencia en sí, sino porque «no llevan a ningún sitio y nos desprestigian». A su juicio, lo que hay que hacer es unir fuerzas, y para eso nada mejor que el 21-D. «Ese día tenemos que proclamar la república de nuevo y las calles deben ser nuestras otra vez. Que miles de catalanes salgamos y ocupemos calles y plazas», proclama el cofundador de Terra Lliure.

«Autodefensa»

Todo de forma pacífica, eso sí. Aunque dentro de un límite, porque tampoco se trata de poner la otra mejilla. «Los enfrentamientos en la calle tienen que ser en plan de autodefensa, nunca con ataque o violencia. La autodefensa es lícita en el pueblo», ilustra Fredi, que no explica cuándo ni cómo hay que autodefenderse. No obstante, quizá dé una pista al afirmar que «la violencia la marca el pueblo; y, cuando la marca el pueblo, ya no son alborotos, sino que es un hecho revolucionario».

Después de años en un segundo plano, el 'procés' le ha dado una nueva vida. Se multiplica en actos, protestas y proclamas

Las críticas e instrucciones de Frederic Bentanachs van dirigidas a una juventud que ha 'mejorado' mucho en los últimos meses. «Estos grupos violentos siempre han estado ahí, pero han aprendido nuevas tácticas», señala Toni Castejón, portavoz de Fepol, el sindicato mayoritario de los Mossos d'Esquadra. Los que hace un año «estaban desorganizados» ahora han dado un paso más y actúan de forma «orquestada, muy preparada y planificada; es algo muy nuevo que no habíamos visto por aquí hasta ahora». Es lo que, según Castejón, tuvieron ocasión de comprobar los mossos que el pasado día 6 cargaron en Girona y Tarrasa contra grupos radicales. «Lo más preocupante es que fue un ataque por sorpresa. Arrojan bolas de acero y objetos contundentes y nos tiran lejía o líquidos corrosivos. En los últimos cuatro días hemos tenido sesenta compañeros lesionados, y eso es mucho».

Pese a esta escalada, el portavoz de Fepol no cree que Cataluña esté en puertas de vivir situaciones como las de la kale borroka en el País Vasco. «Aquí no son técnicas tan duras como allí, no hay cócteles molotov», asegura. Ahora lo que le preocupa es lo que pueda ocurrir el día 21 si el llamamiento de Frederic Bentanachs tiene éxito y las calles se llenan de gente dispuesta a dejar de «banalizar el independentismo» y entrar en el Parlament para quedarse dentro.

«Tiene una pinta complicada», reconoce Toni Castejón, que confía no obstante en «el gran despliegue policial que habrá» y en que no se repita una de esas «situaciones en las que nos machacan y no nos dan la orden de cargar». En cualquier caso, añade, «seguro que defenderemos el Parlament».