Aglomeración de pilotos en España a -14 grados

Aglomeración de pilotos en España a -14 grados

Pilotos de toda Europa se reúnen en Valladolid en la mayor concentración continental. Les esperan -14 grados. «Hay que vivirlo una vez en la vida»

Hace tres años Paulo, chileno afincado en Madrid desde los 90, consiguió que todo cuadrara. La moto, la climatología, los días libres. Y se acercó solo a Valladolid, a Pingüinos, esa concentración de la que había oído hablar tantas veces. Ayer, a primera hora de la tarde, aún con un cielo despejado que hacía presagiar la helada que se avecinaba, montaba sus tiendas junto a los asturianos Juan y Jessica y Julio, de Talavera de la Reina. El quinto componente de la banda era Mau, un perro labrador de cuatro años que acompaña a Julio a festivales de música, concentraciones moteras y hasta al Descenso del Sella en verano. «Nos conocimos aquí», cuentan mientras se afanan en preparar leña para la hoguera.

A nadie parece amedrentarle la climatología. «Diez grados bajo cero es la temperatura ideal para Pingüinos», dice ufano el director de club Turismoto, organizadora del evento, José Manuel Navas. Estos días les espera cuatro menos.

A escasos 50 metros escogen sitio, recién bajados de sus motos, los británicos Gary, Steve y Chris, que salieron de Mánchester el miércoles de madrugón. Es su primera vez en la concentración. Y un poco más allá el belga Henri, de Lieja, con su fastuoso sidecar. Y los franceses Philippe, Peyou y Eric, de Bayona. Para Eric es su primer año. «Le he dicho que esto es una experiencia que tiene que vivir», dice Philippe, que ejerce de anfitrión veterano.

«Diez bajo cero es la temperatura ideal para Pingüinos», dice su organizador

Ellos son parte de ese batallón de 30.000 participantes que durante cuatro días se concentrarán en Valladolid, en un pinar situado a escasos siete kilómetros en línea recta de su Plaza Mayor. Muchos acampan allí, en el 'nido pingüinero', pertrechados con bares, tiendas de recuerdos y ropa motera y una carpa descomunal bajo la que se cobijarán los conciertos de la Orquesta Mondragón (hoy)o Tequila (sábado).

Esta cita invernal internacional la crearon hace 36 años un grupo de amigos. Entonces no fue tan invernal. Se celebró en marzo y acudieron 320 inscritos. Convertirse en una concentración gélida fue la decisión más acertada.

Es la primera del año en el 'universo motero'. Por eso celebran la Nochevieja Pingüinera y abre el Año Nuevo Motero. Por ella han pasado para recoger sus galardones como 'pingüinos de oro' o de honor Valentino Rossi, Marc Márquez, Jorge Lorenzo, Fonsi Nieto, Toni Elías, Laia Sanz, Dani Pedrosa, Giacomo Agostini, Ángel Nieto... ¡Y hasta el rey Juan Carlos!

El frío trajo las hogueras y el pinar, escenario perenne del evento. Y el fuego y las brasas y la pancetita asada trajeron la conversación tranquila con otros desconocidos que comparten la pasión por la moto. Y ahí está el éxito. Ahí brotan las ganas de volver y esos grupitos que poco a poco crecen y que convierten el segundo fin de semana de enero en el punto de reunión que inaugura el año.

Conflicto sobre ruedas

A lo largo de estas 36 ediciones han cambiado muchas cosas. Se ha mudado de sede varias veces, pero siempre en la provincia de Valladolid. El motoclub Turismoto ha vivido dos crisis que han desembocado en otras dos concentraciones invernales más. Motauros, en Tordesillas, que cumple 19 años, se ha estabilizado en unos 15.000 inscritos. Será dentro de una semana. La Leyenda Continúa, promovida por el expresidente de Turismoto, Mariano Parellada, en Cantalejo (Segovia), aspira a reunir 4.000 este fin de semana en un intento de 'contraprogramar' a Pinguïnos.

Así, en Castilla y León, en un triángulo de apenas 250 kilómetros y en once días, se citarán en tres eventos casi 50.000 aficionados a las motos. Todos ellos al calor de las hogueras en mitad del crudo invierno de la meseta. Para vivir una experiencia que, como dice Philippe, «necesitas tener una vez en la vida».

 

Fotos

Vídeos