Detenido un joven de 28 años por abusos sexuales a varias niñas

Dos vehículos de la Guardia Civil en la puerta del Hospital de Llíria./Toni Blasco
Dos vehículos de la Guardia Civil en la puerta del Hospital de Llíria. / Toni Blasco

Las denuncias que presentaron dos madres y una investigación de la Guardia Civil de Llíria posibilitaron el arresto del presunto pederasta

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

La Guardia Civil de Llíria, en Valencia, detuvo el lunes a un monitor de una granja escuela por abusar sexualmente de ocho niñas con edades comprendidas entre los seis y ocho años. El presunto pederasta manoseó a las menores, presuntamente, durante las actividades que realizó con los alumnos de Infantil y Primaria de tres colegios de la provincia de Valencia.

Los hechos libidinosos se registraron entre los meses de marzo y mayo en las instalaciones de la granja escuela, cuando el monitor jugaba con las niñas y les tocaba sus partes íntimas, según la denuncia que presentó la madre de una menor que sufrió los abusos sexuales. El pederasta se sentaba con las niñas en un banco y les explicaba que iban a jugar a dar masajes para luego meter su mano por debajo de las braguitas. También les decía que no tenían que contarle a sus padres nada de lo que habían hecho, pero una de las pequeñas no le hizo caso y habló con su madre cuando regresó a casa sobre los masajes que le daba 'Torito', apodo con el que las niñas se referían al monitor.

El joven detenido manoseó a la menor delante de otras dos niñas durante una actividad al aire libre, y cuando las madres se enteraron decidieron presentar una denuncia. Antes de acudir a la Guardia Civil, las progenitoras grabaron con un teléfono móvil las contestaciones de sus hijas a las preguntas que les hacían ellas sobre el juego de los masajes. «El relato de las tres niñas era idéntico. A una no la tocó, pero a las otras dos les hizo cosquillas en la barriga y luego les tocó sus partes íntimas por debajo de la ropa», afirmó un familiar de una de las menores. «Grabamos a las niñas porque queríamos tener una prueba de los abusos, y recordaban hasta el apodo del monitor», añadió el hombre.

Tras la denuncia que presentaron las dos madres, el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Llíria se hizo cargo de las investigaciones para esclarecer los hechos y detuvo al presunto pederasta tras realizar indagaciones y constatar que había realizado tocamientos, presuntamente, a otras seis menores de otros dos colegios.

Reconocimiento médico

Las madres que detectaron los abusos sexuales trasladaron a sus hijas al Hospital de Llíria para que fueran reconocidas por un médico, que no detectó ninguna lesión externa en las zonas genitales. Sin embargo, una de la menores presentaba «una leve hiperemia en los labios menores y vagina», según informaron fuentes del centro hospitalario. Aunque los informes médicos descartaron una agresión sexual, la pediatra habló también con las dos niñas sobre los masajes, y ambas señalaron sus partes íntimas cuando la médica les preguntó en qué parte les daba los masajes el monitor.

El propietario de la granja escuela colaboró con la Guardia Civil de Llíria tras ser informado de los abusos sexuales cometidos en su albergue, un recinto con núcleo zoológico, ludoteca y piscina donde un gran número de colegios realizan actividades extraescolares todos los años. El joven detenido tiene 28 años y trabajaba en la granja escuela como monitor de ocio y tiempo libre con contratos temporales desde el año 2016. Durante este período, el dueño del albergue no había detectado ningún comportamiento que le hiciera sospechar del joven, aunque en dos ocasiones le dijo que no sentara a las niñas sobre sus piernas.

La Guardia Civil de Llíria continúa realizando indagaciones en varios centros escolares para identificar y localizar a más posibles víctimas del presunto pederasta. Según ha podido saber 'Las provincias', una profesora también detectó un comportamiento inadecuado del monitor, cuando les dijo a un grupo de escolares que cogieran un animal pequeño de la granja y se lo pusieran en sus genitales para que les hiciera un masaje íntimo.

El joven arrestado negó los abusos sexuales cuando le llamó por teléfono el propietario de la granja escuela para decirle que varios padres habían protestado por los tocamientos. El monitor pasará a disposición judicial en las próximas horas tras ser detenido el lunes como presunto autor de un delito de abusos sexuales a menores.

Fotos

Vídeos