Descubren el pasadizo secreto de la cueva infinita

La gruta es una de las joyas del patrimonio natural de Vietnam que despiertan mayor interés turístico./EFE
La gruta es una de las joyas del patrimonio natural de Vietnam que despiertan mayor interés turístico. / EFE

La vietnamita Son Doong ya estaba datada como la gruta más grande del mundo. Ahora se descubre que un pasadizo subacuático la conecta con otra

P. MUÑOZ

Una década después de su descubrimiento en las junglas vietnamitas, Son Doong, la cueva más grande del planeta, sigue sorprendiendo a sus exploradores, que han descubierto un pasadizo sumergido que la conecta con otra gruta y aumenta así su fabuloso tamaño. Desde que la recorrieron por primera vez en 2009 y certificaron que era la cavidad natural de mayores dimensiones jamás explorada, el equipo de espeleólogos británicos liderado por Howard Limbert investigaba la posible conexión de un río que chocaba contra una pared de su interior y el caudal detectado en otra cueva cercana.

«Estábamos convencidos de que el río que desaparecía en Son Doong era el mismo que reaparecía en Hang Tung, a apenas seiscientos metros de distancia», explicó a la agencia Efe Debora Limbert, integrante de la expedición y asesora de Oxalis, la empresa que, desde 2013, organiza tours para conocer la belleza y los misterios de esta joya vietnamita. Parte de la respuesta a aquella vieja hipótesis acaba de llegar: los buceadores Christopher Jewell, Jason Mallinson, John Volanthen y Richard Stanton han descubierto un paso que, al parecer, conecta con Hang Tung.

Las expectativas de exploración se han visto, sin embargo, rebajadas al comprobar que el pasadizo no está a los 25 metros de profundidad que estimaban en un principio, sino a 93, por debajo ya del nivel del mar, lo que dificulta su acceso. Los buzos, conocidos por su participación en el rescate de los doce niños que quedaron atrapados en una cueva de Tailandia el pasado mes de junio, solo pudieron descender hasta 77 metros, ya que no disponían de equipos de helio comprimido, imprescindibles para seguir avanzando. No obstante, sus mediciones con plomadas confirman la existencia del túnel subacuático.

«Tienen que volver con el material preciso para introducirse en el pasadizo, pero no sabemos si podrán hacerlo antes de que comience la temporada de lluvias, entre los meses de mayo y junio, o habrá que esperar al año que viene», apunta Limbert.

De acreditarse la conexión, la cueva adyacente pasaría científicamente a ser considerada parte integrante de Son Doong, a la que los especialistas ya dan como «más grande de lo que era». Esta es su explicación: «Normalmente, las mediciones se efectúan tomando como referencia la superficie del agua, pero, dada la existencia confirmada del túnel, cuentan ya esos 93 metros de profundidad. La duda por resolver es si también incluye la otra gruta».

Estalagmitas de 80 metros

Aunque la espeleóloga se declara convencida de la existencia de cuevas incluso más grandes aún por descubrir, Son Doong es la más colosal detallada por el ser humano. Con un volumen total de 38,5 millones de metros cúbicos, muy por encima de la Cueva del Ciervo (Deer Cave), en Malasia, los folletos turísticos la describen como un universo único, con clima propio, una selva en las zonas donde el techo está agrietado y estalagmitas de hasta 80 metros, las más altas que se conocen.

La cueva fue descubierta en 1991 por el lugareño Ho Khanh, que se refugió de una tormenta en su interior. Inconsciente de la importancia de su hallazgo, no memorizó su ubicación, aunque su relato fue imprescindible para los espeleólogos británicos que en 2009 exploraron la zona hasta encontrar su entrada. Emplazada en el parque nacional de Phong Nha, donde en 2016 se rodaron partes de la superproducción de Hollywood 'Kong: la isla calavera', la región constituye un paraíso para los espeleólogos. Estiman que apenas se ha explorado una tercera parte de las grutas existentes en la jungla montañosa vietnamita.