Valencia, Murcia y Andalucía han sufrido casi 4.000 inundaciones desde la Edad Media

Una calle de la ciudad de Murcia, inundada el pasado viernes por la fuerte crecida del Segura a consecuencia de las lluvias./EFE
Una calle de la ciudad de Murcia, inundada el pasado viernes por la fuerte crecida del Segura a consecuencia de las lluvias. / EFE

Las consecuencias de la reciente DANA son «de la misma magnitud o más pequeñas» que las riadas de noviembre de 1617 en el Mediterráneo o las de octubre de 1787 y 1853 en la cuenca del Ebro

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

Las inundaciones ocurridas tras el reciente paso DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) o gota fría se suma a las 3.980 registradas desde la Edad Media y que han sido documentadas por un equipo de expertos coordinado por el investigador David Pino, vinculado al Departamento de Física de la Universitat Politècnica de Catalunya-BarcelonaTech (UPC).

Estos investigadores han desarrollado 'Mediflood', un mecanismo de recopilación, ordenación y análisis de episodios meteorológicos extremos a escala histórica, que permite reducir incertidumbres y planificar las actuaciones de adaptación y respuesta. Junto a David del Pino han trabajado equipos multidisciplinares de la Universidad de Barcelona, la Universidad de Lleida, la Universidad de Murcia, la Universidad de Alicante y el Servicio Meteorológico de Cataluña.

El proyecto de catalogación y clasificación 'Mediflood', financiado por el Ministerio de Economía y Empresa, ha conseguido definir 14.500 casos de inundación pluvial y fluvial, que abarcan de forma continua desde el 3 de noviembre del 1035 hasta el 31 de julio de 2019, según ha explicado la UPC. Esta información ha permitido identificar, hasta el momento, 3.980 episodios de inundación. El material de apoyo con todos los detalles y referencias constituye un tesauro de 7.600 páginas, difundido recientemente a la comunidad científica a través la revista 'Global and Planetary Change'.

Los datos recopilados provienen no solo de los materiales disponibles en el Catálogo Nacional de Inundaciones Históricas (CNIH), del Ministerio del Interior, sino también de bases de datos e informes de las diferentes autoridades de cuenca hidrográfica, así como de trabajo historiográfico de búsqueda y recopilación en fuentes documentales y bibliográficas aún inexploradas en un elevado porcentaje.

No las mayores

La base de datos creada muestra que la vertiente mediterránea de la Península Ibérica ha sufrido inundaciones de diversa intensidad. De esta manera se sabe que las recientes inundaciones en la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía han sido elevadas (con máximos de más 300 litros por metro cuadrado en 24 horas), pero quedan lejos de las máximas registradas en 24 horas en Oliva (Valencia) el 03 de noviembre de 1987 con 817 litros por metro cuadrado (máximo oficial registrado en España).

En cuanto a las intensidades máximas que se han medido en el episodio actual, unos 150 litros/hora, superan los 129,9 litros/hora medidos oficialmente en Santa Cruz de Tenerife el 31 de marzo de 2012. Según los investigadores, con estas intensidades de lluvia extremas, la respuesta hidrológica es muy repentina, en una o dos horas, así como voluminosa, de forma que se generan inundaciones de tipo relámpago extremadamente peligrosas, denominadas 'flash-floods'.

A pesar de ser graves, estas reciente inundaciones son «de la misma magnitud o más pequeñas» que algunos episodios registrados en noviembre de 1617 en casi toda la vertiente Mediterránea, en octubre de 1787 en la cuenca del Ebro o en mayo de 1853, en los ríos Cinca, Segre y el curso bajo del Ebro.

El investigador principal del proyecto, David Pino, explica que el catálogo que han elaborado «permitirá evaluar los efectos de las actividades humanas (crecimiento urbanístico, ocupación de cauces fluviales, impacto de obras públicas, por ejemplo), ante inundaciones pluviales y fluviales de diferente tipo». Esto servirá para desarrollar propuestas para una mejor gestión del riesgo climático, avanzando en la reducción de exposición y vulnerabilidad al riesgo.

Más información