El presidente que trata de convencer a su pueblo: «No soy un clon»

Buhari, en su toma de posesión en 2015. Abajo, su tuit con el vídeo y la reivindicación de su identidad en Cracovia. :: d. yake y Twitter/
Buhari, en su toma de posesión en 2015. Abajo, su tuit con el vídeo y la reivindicación de su identidad en Cracovia. :: d. yake y Twitter

El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, trata de convencer a su país de que no le ha sustituido un doble tras una larga enfermedad

ANTONIO CORBILLÓN

Este fin de semana, los clientes de los bares de la capital de Nigeria, Lagos, no tenían ojos para elegir entre el partido de fútbol en la televisión, donde la selección femenina conquistaba su novena Copa de África, y sus teléfonos móviles para cotejar los dos juegos de fotos de su presidente, Muhammadu Buhari. ¿Quién era el 'premier' y quién su doble, conocido como Jubril Al-Sudani (Jubril el sudanés)?

Durante los últimos dos años, el rumor que aseguraba que Buhari falleció en Londres y su puesto había sido asumido por un clon ha llegado tan lejos que el propio líder de la primera potencia de África ha aprovechado la Cumbre del Clima que se celebra en Cracovia (Polonia) para reivindicarse a sí mismo. Pero tuvo que lanzar la pregunta un valiente de la comunidad nigeriana en el país centroeuropeo, un empresario que le preguntó por el tal Jubril Al-Sudani. «Soy el verdadero yo, se lo aseguro. Pronto celebraré mi 76 cumpleaños (los cumple el día 17) y todavía me veo fuerte», dijo Buhari, que calificó a los especuladores sobre su identidad como «ignorantes e irreligiosos». Para poner un poco de humor, el exgeneral nigeriano admitió que la única amenaza para su salud «me llega de mis nietos, que cada vez son más» (tiene 10 hijos). El vídeo de su reivindicación, que se produjo en un acto celebrado en el Ayuntamiento de Cracovia, fue rápidamente colgado por su séquito en su cuenta de Twitter, donde tiene cerca de dos millones de seguidores.

AL MANDO DEL MOTOR DE ÁFRICA

Larga experiencia

La 'duplicación' del presidente de Nigeria arrancó en septiembre de 2017, cuando su rival y líder de los Pueblos Indígenas de Biafra, Nnamdi Kanu, usó una cuenta de la misma red social para anunciar que «el hombre que veis en televisión no es Buhari. Su nombre es Jubril, es de Sudán y lo trajeron de vuelta después someterlo a una extensa cirugía». El atrevimiento de la factoría de 'fake news' -si realmente se trata de una noticia falsa- nunca había llegado tan lejos como cuestionar la identidad de un presidente.

Un líder muy cambiado

Su teoría sugería que el hombre que regresó a Nigeria suplantaba al presidente después de que éste falleciera supuestamente en su apartamento de Londres. Según Kanu, sus médicos buscaron a un doble en el vecino Sudán, le vistieron con su ropa, le enseñaron a caminar con sus mismos andares y le «soltaron» en Nigeria. El rumor fue alimentado incluso por políticos británicos como el exparlamentario Eric Joyce, que habló en público de «fotografías retocadas» del mandatario para aparentar que seguía vivo.

Buhari permaneció varios meses del pasado año en la capital británica para ser tratado de una enfermedad de la que nunca se han dado detalles. Las especulaciones aumentaron al mostrarse alérgico a la prensa y muy cambiado tras su regreso. En un encuentro con Donald Trump, en abril en Washington, la habitual dialéctica energética del presidente estadounidense contrastaba con la actitud estólida de un invitado que apenas pudo leer sus palabras de un trozo de papel. Según 'Financial Times', Trump confesó a sus asesores que nunca más quería volver a encontrarse con alguien tan «sin vida» como Buhari.

Detrás llegaron meteduras de pata como citar a políticos que ya habían muerto, llamar «Alemania Occidental» a la actual República Federal o errores de expresión propios de un novato en lides diplomáticas. Durante un tiempo, incluso le sustituyó su vicepresidente, Yemi Osinbajo.

Los medios de prensa de Nigeria, el séptimo país más poblado del mundo con cerca de 200 millones de habitantes, no han dejado de analizar sus actos con lupa para descubrir un traspiés del presunto doble o un dato que ratifique su verdadera personalidad. Hasta el obispo supervisor general de la Living Faith Church (grupo evangélico que desde Nigeria ha colonizado 65 países), David Oyedepo, le reclamó este domingo que «si Buhari no limpia el aire sobre este tema tan delicado, debe probar más allá de toda duda que es nuestro presidente». Buhari aspira a ser reelegido en febrero.

Muhammadu Buhari (Daura, norte de Nigeria, 1942) llegó al cargo en 2015 después de fracasar en sus tres intentos anteriores: 2003, 2007 y 2011.

Demócrata sobrevenido

Es el político más veterano de Nigeria tras llegar al poder en un golpe de Estado en 1983 cuando era general. El término 'buharismo' se aplica a su forma de hacer política. Otro golpe le derrocó en 1985. Con el final de la dictadura se definió como «demócrata convertido».

millones de barriles de crudo se calcula la reserva que hay en el subsuelo de Nigeria. El 'oro negro' es el motor de una economía que exporta 2,5 millones de barriles diarios y que ya se ha convertido en la mayor de África.

El país más poblado

Camino de los 200 millones de habitantes, Nigeria es también el país más poblado del continente africano y su liderazgo parece ligado al futuro de la región. Musulmanes y cristianos se reparten a partes casi iguales. Aunque durante años se ha acusado a Buhari de promover el avance del islamismo radical y la aplicación de la Sharia (ley islámica), el jefe del Estado presume de que uno de sus mayores éxitos es haber erradicado a las milicias yihadistas de Boko Haram. El refuerzo de la seguridad ante los delicados equilibrios de sus fronteras es otro de sus haberes políticos.

Temas

Nigeria
 

Fotos

Vídeos