Los detalles sobre 'Farout', el cuerpo más distante del Sistema Solar jamás conocido

Los detalles sobre 'Farout', el cuerpo más distante del Sistema Solar jamás conocido
Institución Carnegie para la Ciencia

Denominado oficialmente como '2018 VG18', es probable que la Unión Astronómica Internacional lo rebautice en meses o incluso años

JOSÉ I. CEJUDO

El reciente descubrimiento por un equipo de astrónomos del cuerpo celeste más lejano jamás observado antes en el Sistema Solar ha obligado al universo astronómico a readaptar muchas de sus consideraciones. El '2018 VG18', única denominación oficial hasta la fecha de este planeta enano, se encuentra ubicado a 120 unidades astronómicas del Sol cuando una UA define la distancia entre la Tierra y este. Por ahora se le conoce como 'Farout', que significa 'muy lejano', aunque es probable que la Unión Astronómica Internacional lo rebautice en un plazo de meses o incluso años.

Consultado por IDEAL, el astrónomo David Galadí-Enríquez apunta que «lo relevante de este objeto es que extiende el tamaño del cinturón de objetos trasneptunianos». «No es una sorpresa porque todo el mundo espera que haya objetos trasneptunianos en esa zona, e incluso más allá hasta el límite externo de la nube de Oort. Es decir, con toda certeza hay cuerpos similares mucho más lejos, otra cosa es encontrarlos», asegura el investigador del Observatorio de Calar Alto. «Al ser tan lejanos y oscuros, reflejan poca luz del Sol y hacen falta observaciones muy profundas con grandes telescopios», reseña.

'Farout' duplica la distancia a la que se encuentra el planeta enano Éride, también llamado Eris, el que hasta entonces contemplaba la particular plusmarca del objeto más lejano al Sol dentro del Sistema Solar. «Descubrir un objeto del tamaño estimado de un tercio de la Luna y tres veces más lejano del sol que Plutón supone una proeza científica y tecnológica», aplaude David Galadí-Enríquez. Los astrónomos implicados en su descubrimiento han dado por ahora a 'Farout' la consideración de un planeta enano, justificado «porque se supone que debe tener forma esférica, aunque por ahora esto no pasa de ser una hipótesis».

El investigador de Calar Alto contextualiza las dos poblaciones de objetos de tamaño asteroidal que posee el Sistema Solar. «La primera es el cinturón principal de asteroides entre Marte y Júpiter, ocupado por objetos de roca y metales. La segunda es el cinturón de Kuiper de los objetos trasneptunianos, poblado por cuerpos formados por hielos de agua y de otras sustancias como metano o dióxido de carbono», especifica. «Plutón es el objeto más destacado de este cinturón, pero el hallazgo de cada vez más objetos en la zona confirma el acierto que supuso reclasificar a Plutón en 2006 dado que para considerar un cuerpo como planeta debe ser el objeto dominante en su región del espacio y Plutón claramente no lo es», señala Galadí-Enríquez.

Hasta la fecha se conocen 2.500 objetos trasneptunianos, algo que contrasta con los cientos de miles de asteroides conocidos en el cinturón principal entre Marte y Júpiter. David Galadí-Enríquez asegura que «se seguirán descubriendo cada vez más objetos trasneptunianos, pequeños y grandes, y cada vez más lejanos». «Se da por supuesto que tiene que haber bastantes que sean mayores que Plutón, incluso», añade. De hecho, en los dos primeros días de 2019 está previsto que la misión espacial New Horizons, que visitara Plutón en 2014, sobrevuele el objeto trasneptuniano Ultima Thule, lo que puede aportar nueva información del cinturón de Kuiper.