El arzobispo de Granada no deja cantar a la Legión en la Plaza de las Pasiegas

La legión, a su paso por la Avenida de la Constitución/RAMÓN L. PÉREZ
La legión, a su paso por la Avenida de la Constitución / RAMÓN L. PÉREZ

La cofradía no había informado al Arzobispado del acto que iba a desarrollar

FERNANDO ARGÜELLESGRANADA

La principal novedad del Viernes Santo de 2019 era la presencia de la Legión acompañando la cofradía de los Ferroviarios. Desde la iglesia de San Juan de Letrán venían siguiendo a la cruz de guía de la corporación con sus marchas militares e himnos. En la plaza de las Pasiegas estaba previsto uno de los momentos más emotivos de la procesión cuando los legionarios iban a cantar El Novio de la Muerte al Cristo «cuando fueran a entrar en el templo», según detallaba a IDEAL Óscar Jiménez, hermano mayor de la cofradía. La cofradía reconoce que no había informado al Arzobispado del acto que iba a desarrollar.

Al llegar los legionarios a las Pasiegas realizaron llamativas maniobras con su armamento, lo que despertó los aplausos del público, colocándose después en una zona habilitada junto a los palcos. En ese momento, el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez desaprobó este espectáculo militar, así como que los legionarios se quedaran en la plaza para cantar posteriormente. En ese momento dio orden a la cofradía para que los legionarios abandonaran la plaza, mostrando su malestar por este tipo de acciones.

Hace unos años el arzobispo ya mostró sus disconformidad con que en la Catedral entraran personas con armamento. De hecho, la Federación de Cofradías había informado a los Ferroviarios de que los legionarios no podrían entrar en la Catedral.