Corona de Esperanza para el Martes Santo

Corona de Esperanza para el Martes Santo

La cofradía estuvo arropada por numeroso público en todo su recorrido

FERNANDO ARGÜELLESgranada

En los últimos meses los hermanos de la cofradía de la Esperanza conocían la feliz noticia de que su titular mariana va a ser coronada canónicamente en el mes de octubre de 2018. Con esa alegría salía el cortejo a la calle desde la iglesia de Santa Ana, una noticia que llena de optimismo y proyectos a la corporación. Ya se ha firmado la realización de la corona que le será impuesta a la dolorosa, y que será realizada por el orfebre cordobés Antonio Varela. Además, en las vísperas de esta Semana Santa, la cofradía de la Esperanza firmó el convenio de colaboración con la Asociación Amaranda, de las MM. Adoratrices, por el que nace la Casa de la Esperanza, la obra de misericordia de la cofradía de cara a la coronación canónica, y que mantendrá por siempre una vivienda dedicada a mujeres embarazadas o con hijos, procedentes de la inmigración o de otras circunstancias en exclusión social para su atención. La cofradía costeará anualmente los gastos de la misma y las necesidades de este centro.

Miles las personas se dieron cita en la plaza de Santa Ana, Plaza Nueva y todo el entorno para ver la complicada salida que tiene la cofradía. Los costaleros volvieron a hacer un brillante trabajo, tanto en el paso de Jesús del Gran Poder como en el palio, para salvar las dimensiones del dintel de la puerta. Con gran esfuerzo de los hombres de abajo se pusieron en la calle ambos pasos, entre las ovaciones del público asistente. José Manuel Quesada mandaba a los costaleros del paso de Cristo, exornado con iris morado y rosas rojas en la horquilla de la cruz, y Luis García Quintero mandaba a los hombres del palio, que este año presentaba una decoración floral a base jarras y friso de clavel blanco colombiano y violeteras de fresias, sin faltar un centro de rosas en la peana.

Acompañaba al paso de Cristo la Banda de Cornetas y Tambores propia de la cofradía, la que lleva el nombre de Jesús del Gran Poder, mientras que el paso de palio estuvo acompañado, una vez más, por la Banda de Música del Viso del Alcor (Sevilla). Volvió a destacar el buen andar de ambos pasos, y la cofradía regaló momentos de gran belleza y emoción, como los vividos ante la iglesia de San Matías cuando buscaba la Carrera Oficial, en la plaza de las Pasiegas, o luego en la calle Elvira donde, a la altura del templo de los Hospitalicos, los pasos fueron girados hacia las puertas del templo entre aplausos del público que abarrotaba la calle. También resultó de muy buen gusto cofrade el paso de la hermandad por la Romanilla y calles estrechas cercanas al Mercado de San Agustín. Marchas como 'Mi Amargura' o 'Pasa la Virgen Macarena' sonaron en estas calles repletas de público y donde se fue formando la tradicional bulla delante de los pasos.

Contó la hermandad con gran participación de sus hermanos, de hecho, de las 1045 personas que pertenecen a la corporación participaron más de 700, que según daba a conocer la cofradía se repartían entre 145 nazarenos, 27 penitentes, 115 camareras, 110 niños de monaguillos en los tramos infantiles, 153 costaleros, los 117 miembros de la banda de CC y TT de Jesús del Gran Poder y 44 personas entre ciriales, pertigueros, cañeros y fiscales de tramo y de calle. No faltaban tampoco en el cortejo representaciones de otras hermandades, como la del Santo Sepulcro y Santa Cena, de distintas entidades bancarias de la ciudad, del Colegio de Agentes Comerciales de Granada (cuya Patrona es la Virgen de la Esperanza), hermanos de honor y vocales de la Asociación de Representantes de Comercio de Granada. También en la presidencia del paso de palio figuraba Fray Juan José Hernández, Rector del Templo Basilical de la Inmaculada y San Juan de Dios, así como mandos de la Guardia Civil.

Pasada ya la medianoche llegaba el cortejo nuevamente a Plaza Nueva. Terminaba así la estación penitencia de esta cofradía que, aún, los más mayores reconocen con el sobrenombre popular de la cofradía de los banqueros, ya que a este gremio pertenecían muchos de sus primeros integrantes. Con los zancos de los pasos echados ya en las losas del templo de Santa Ana, los hermanos de la Esperanza no piensan solo en la estación penitencial del próximo Martes Santo, sino también en esa fecha tan especial que les espera dentro de 18 meses.