Escapada a los pueblos blancos de Los Guájares: el jardín interior de la Costa Tropical

Escapada a los pueblos blancos de Los Guájares: el jardín interior de la Costa Tropical

Tres pueblos blancos de calles empinadas, fuentes refrescantes y aroma floral, que constituyen un remanso de paz y un enclave natural y paisajístico único en la provincia

AIDA ORTIZGRANADA

La Costa Tropical de Granada cuenta con un paraíso interior al que merece la pena asomarse, más allá de sus pueblos costeros y sus turísticas playas. La Sierra de Los Guájares es el primer escalón montañoso que nos acerca a Sierra Nevada desde el mar. Enclavado en este entorno, encontramos el municipio de Los Guájares, compuesto por tres núcleos de población: Guájar Faragüit (donde se ubica el ayuntamiento), Guájar Fondón y Guájar Alto. Tres pueblos que fueron independientes hasta que se fusionaron en 1973.

Se trata de tres pueblos blancos de calles empinadas, fuentes refrescantes y aroma floral, que constituyen un remanso de paz y un enclave natural y paisajístico único en la provincia.

Historia

La historia de este lugar se remonta a la época de los almohades, que vivían en alquerías. Con la reconquista, los Reyes Católicos repartieron el territorio entre sus principales lugartenientes. De esta forma, Luis de Portocarrero quedó en posesión de Guájar Faragüit y Juan de Ulloa de Guájar Fondón.

Un territorio que, tiempo después, fue uno de los escenarios más sangrientos de la conocida como Guerra de las Alpujarras, en la que los moriscos se rebelaron ante la merma de sus libertades. Y es que, fue en el curso del río Toba, donde las tropas del Marqués de Mondéjar cumplieron su orden de asesinar a todo aquel morisco que encontraran a su paso.

Los moriscos fueron expulsados y el territorio, repoblado con colonos de otras regiones, que dispusieron sus viviendas en los tres núcleos urbanos,que actualmente forman Los Guájares. En el abandono quedó el antiguo poblado fortificado, que hoy se conserva con el nombre de 'El Castillejo'.

Guájar Faragüit

El centro de Guájar Faragüit se articula entorno a la Iglesia de San Lorenzo, por cuya plaza se dibujaba el antiguo camino real de Motril. El núcleo urbano creció sobre la ladera, respetando la vega y propiciando un paisaje admirable. Aunque no es el paisaje, sino el pan y los dulces elaborados en la tahona del pueblo, lo que atrae a numerosos forasteros que acuden en busca de los sabores tradicionales.

Guájar Fondón

El pueblo más sureño de los Guájares es Guájar Fondón, que se articula a lo largo de la acequia real, conocida hoy en día como Calle Real, que nace de la Fuente el Cañuelo. Entre sus atractivos, encontramos la iglesia del pueblo, construida sobre la antigua mezquita.

Guájar Alto

De los tres Guájares, este es el que mejor conserva su herencia árabe. Caminando por sus callejuelas y sus patios se respiran aires moriscos y en muchos de sus rincones ha quedado grabada la huella de la historia. Un ejemplo es el pórtico hecho de ladrillos y el de piedra tallada que encontramos en el Patio de la Peana, unidos por una viga de madera en la que se puede leer una inscripción datada en el año 1692.

Patrimonio

Uno de los atractivos turísticos más destacados de Los Guájares es 'El Castillejo', el poblado fortificado y construido en tapial y mampostería. Visitarlo supone un viaje por el tiempo a la civilización almohade del siglo XIII, dedicada en este territorio a la agricultura, la ganadería y la producción de la seda.

Los restos que se conservan permiten imaginar la vida en el poblado, al que se accedía por una habitación en forma de u que cumplía una función defensiva. La calle principal divide el núcleo urbano en dos partes. En el lado izquierdo encontramos distintas viviendas con un patio central y en la derecha, viviendas con escaleras interiores. En el siglo XVI, los moriscos ocuparon el poblado, convirtiéndolo en una mezquita.

Entorno natural

Los pueblos blancos de la Costa Tropical cuentan con un entorno natural muy recomendable en los calurosos días de verano, ya que por los tres pueblos de los Guájares transcurre el Río de la Toba. En nuestra escapada a este territorio granadino podemos realizar una refrescante ruta por el río u optar por la Ruta de las Albuñuelas o la del Castillejo.

Gastronomía

Antes de finalizar nuestra visita a los pueblos blancos de Los Guájares, debemos dar buena cuenta de su gastronomía en cualquiera de sus establecimientos, en los que degustar platos típicos con sabor a tradición, ya que su gastronomía está basada en los recursos obtenidos de su entorno.

Entre los productos típicos de Los Guájares encontramos los embutidos caseros, ollas, pucheros de hinojos, ensaladas de tomates secados al sol, cazuela de caracoles con arroz, orejones y migas de harina, así como su famoso choto en salsa, bañado con el mosto del terreno.

En cuanto a la repostería, los dulces de estos pueblos conservan cierta tradición morisca y entre ellos destacan el pan de higo, los cuajos dulces, el postre de aguacate y los roscos fritos. Auténticas delicias para poner un dulce punto y final a nuestra escapada a los pueblos blancos de Los Guájares.