El esperado crecimiento de Aramón

Esquiadores por las pistas de Cerler, durante la jornada de Reyes/Grupo Aramón
Esquiadores por las pistas de Cerler, durante la jornada de Reyes / Grupo Aramón

Las pistas del grupo de la nieve más grande del país comienzan a ver la luz tras un mes de diciembre en el que solo Cerler ha podido disfrutar de una excelente Navidad

JUANJO GONZALOMADRID

Hace semanas las perspectivas se teñían de negro para las estaciones de esquí españolas. Las precipitaciones no llegaban en gran parte del país, en un mes fundamental para el comienzo de la temporada, y las elevadas temperaturas evitaban la utilización de los cañones de nieve, impidiendo así la creación de oro blanco para unos trazados que durante el mes de noviembre habían creado falsas esperanzas. Entonces, el aspecto en ciertas zonas era realmente prometedor y apetecible para el amante de un deporte invernal que venía de disfrutar una de las mejores temporadas que se recuerdan durante el pasado curso.

Aunque parece que no será así en este 2019 recién estrenado, los cambios comienzan a notarse en unas estaciones ávidas de bajas temperaturas y mucha nieve. Es el caso del Grupo Aramón, donde se ha vivido un diciembre más complejo de lo deseado, con Cerler como punta de lanza y sin apenas nieve en el resto de sus centros. Un contraste enorme que, sin embargo, ha permitido disfrutar de prácticamente todas las vacaciones en Formigal-Panticosa y en Valdelinares, donde se han mantenido pequeñas extensiones que han hecho disfrutar a muchos usuarios.

La estación de Valdelinares suma kilómetros gracias a la bajada de temperaturas
La estación de Valdelinares suma kilómetros gracias a la bajada de temperaturas / Grupo Aramón

Se cierran así unas navidades marcadas por la buena afluencia recibida en el Valle de Benasque, en el que Cerler ha ofrecido buenas condiciones, bastante por encima de los 40 kilómetros, y animadas en los otros dos centros, que poco a poco comienzan a pensar en un crecimiento progresivo. Sobre todo ahora que el frío empieza a ser latente en unas pistas en las que los cañones trabajan a fondo.

El centro turolense ya ha puesto en marcha una de sus pistas rojas, alcanzando los ocho kilómetros esquiables, y en Formigal-Panticosa ya se trabaja de cara a la apertura de nuevos trazados en las jornadas venideras. Las condiciones prometen cambiar de manera importante en estas próximas semanas, en las que también se espera poder completar la oferta de Teruel, con la incorporación de Javalambre a la genial oferta de Aramón.