La tasa Google, en el aire

La tasa Google, en el aire
REUTERS

La disolución anticipada de las Cortes Generales pondrá fin a la tramitación de dos nuevos impuestos que se proponía crear el Gobierno de Sánchez: los destinados a gravar la actividad de gigantes tecnológicos que eluden sus responsabilidades fiscales por el procedimiento de establecer las sedes en países de baja tributación y las transacciones financieras. El primero de ellos, conocido como 'tasa Google', responde a una necesidad compartida en toda la UE. La negativa del PP y Ciudadanos a implantarlo mientras no esté regulado en el conjunto de la Unión por su eventual impacto en la competitividad económica sería razonable si no entrara en contradicción con las planes del exministro Montoro en la recta final del mandato de Rajoy. Sería deseable que en asuntos de esta enjundia existieran consensos que evitaran cambios a cada alternancia. Por seguridad jurídica, que también es clave en la competitividad de un país.