Carta al contribuyente

Gracias a ti, gracias a mí, gracias a todos. Todos. Porque Hacienda... Hacienda somos todos. Con pocas excepciones

JUAN GÓMEZ JURADO

Hola, amable contribuyente. Quiero saludarte con el cariño y el respeto que te mereces. Quiero darte las gracias, porque estás ahí, porque estoy, porque estamos para todo el estado español, para nosotros. Para poder sufragar los gastos sanitarios, educativos, culturales, de seguridad y de defensa. Para poder pagar las pensiones, construir infraestructuras, recoger basuras, abastecer de agua potable y transporte público.

Gracias a ti, gracias a mí. Gracias a todos. Lo dice la Constitución: «Todos los españoles contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica, mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igual y progresividad, que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio».

Todos. Porque Hacienda… Hacienda somos Todos.

Con muy pocas excepciones.

No son Hacienda las personas que tienen una offshore en Panamá.

No son Hacienda las grandes empresas, cuyo tipo impositivo efectivo no es como el de las Pymes (en torno al 30%) o el de los trabajadores con menos ingresos (un 25%) sino más bien un precioso 18%.

No son Hacienda los que se acogieron a la amnistía fiscal del señor Montoro, esa que nunca existió, pagando el 10% del dinero aflorado.

No son Hacienda los partidos políticos que pagan sus sedes en dinero negro.

No son Hacienda algunos deportistas argentinos de élite.

No son Hacienda algunos deportistas brasileños de élite.

No son Hacienda algunos deportistas portugueses de élite.

No son Hacienda los españoles con rentas más altas que dejan de ingresar el 72% de los 70.000 millones de euros que se defraudan cada año en nuestro país.

No son Hacienda los youtubers que se 'trasladan' a Andorra y luego dicen: «¿Qué es lo que ha hecho España por mí?».

No son Hacienda las multinacionales extranjeras como Google, Facebook y Apple, que, mediante la táctica del sandwich holandés y del doble irlandés no pagan ni un céntimo de impuestos en España, a pesar de vender muchos millones de euros de sus productos en nuestro suelo.

No son Hacienda los extesoreros con cuentas en Suiza.

No son Hacienda los exministros de economía que defraudan 6,4 millones de euros al IRPF.

No son Hacienda las hermanas de reyes titulares o hijas de eméritos.

Pero tú y yo, querido contribuyente, tú y yo sí somos Hacienda. Recordémoslo con alegría, ahora que ya concluye la campaña de la Renta 2019 y que empiezan a llegarnos las liquidaciones y los cargos en cuenta, con la alegría de saber que somos parte de un enorme, inmenso, solidario todos.

Con muy pocas excepciones.