Villarejo vincula sus servicios al BBVA con «luctuosos» sucesos en España

Villarejo. / Jorge Zapata (Efe)

El excomisario preso declara ante el juez por la 'operación Kitchen' junto a la cúpula policial en 2013, los comisarios Pino y García Castaño

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017, compareció este jueves en la Audiencia Nacional como investigado en la 'operación Kitchen', el operativo secreto puesto en marcha en 2013 por la cúpula policial para recuperar documentos sensibles de Luis Bárcenas.

Villarejo fue traslado en furgón al tribunal desde la cárcel de Estremera, pese a que su abogado había solicitado realizar la comparecencia por videoconferencia por motivos de salud: sufre alteraciones de la tensión arterial y dolencias en la columna por las que fue operado dos meses antes de ser detenido, según ha podido saber COLPISA.

El acusado declaró durante varias horas ante el juez instructor Manuel García Castellón y el lunes continuará el interrogatorio. Las fuentes jurídicas consultadas señalaron que su intervención no fue muy convincente para los fiscales anticorrupción, que disponen de bastantes indicios que sitúan al excomisario en el operativo para captar al chófer de Bárcenas y sustraerle documentos de la 'caja B' del PP. Un plan que ha sido confirmado de forma posterior al juzgado por el Ministerio del Interior.

A la salida del interrogatorio, el abogado de Villarejo no quiso extenderse sobre las palabras de su cliente al estar la causa bajo secreto. Pero no tuvo reparos en centrar su discurso en el caso de los servicios de seguridad prestados por una empresa del acusado al BBVA, también bajo secreto.

Antonio José García aseguró de forma enigmática que este asunto de «especial trascendencia» provocó «luctuosos acontecimientos acaecidos en la vida española». «Es de gran relevancia y no tiene nada que ver con lo que se ha publicado», aseguró el abogado.

Al ser preguntado si con esos «luctuosos acontecimientos» se estaba refiriendo a los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, el letrado se limitó a señalar que ya lo aclarará el propio Villarejo en su declaración ante el juez. «Se están haciendo filtraciones interesadas que perjudican a determinadas personas en concreto o instituciones» y lamentó que se esté utilizando un sumario «en guerras que son meramente políticas o guerras económicas». Por eso cree que se debe «poner coto» a esas filtraciones y recordó que ya le ha pedido al juez del caso, Manuel García Castellón, que se investiguen las mismas.

Falso cura

Además de Villarejo, este jueves también comparecieron otros dos investigados en la causa. «La 'operación Kitchen' no existe», aseguró el ex número dos de la Policía Nacional Eugenio Pino a su salida de la Audiencia Nacional. Tras esperar durante tres horas en el juzgado, Pino abandonó la sede judicial y a preguntas de los periodistas afirmó que la citada operación ejecutada bajo su etapa como Director Adjunto Operativo (DAO) entre 2012 y 2016 no existió. Esta aseveración contrasta con el informe remitido por el Ministerio del Interior al juez, que verificaba que el plan secreto sí se llevó a cabo, que partió de la Comisaría General de Información y del DAO y que hubo pagos con fondos reservados a confidentes e informadores. En este supuesto estarían los 48.000 euros que recibió presuntamente Sergio Ríos, exchófer de Bárceas y en la actualidad polica.

En el caso del comisario jubilado Eugenio Pino, no pudo declarar porque el juez estaba de guardia esta semana y tenía otros asuntos pendientes de resolver. Por lo tanto, será citado de nuevo este lunes. De forma previa, sí declaró el segundo comisario citado como investigado , el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional Enrique García Castaño, quien seguirá declarando este viernes.

En la pieza de la 'operación Kitchen' se investigan delitos de robo, cohecho y allanamiento de morada, incluida la participación del falso cura Enrque Olivares, que entró a robar en el domicilio de los Bárcenas en octubre de 2013 y que fue condenado a 22 años de cárcel por el Tribunal Supremo.