Torra denuncia ante la Fiscalía el 'fusilamiento' del muñeco de Puigdemont en Coripe por «incitación al odio»

'Quema del Judas' en la localidad sevillana de Coripe, en esta ocasión encarnado por Carles Puigdemont./EFE
'Quema del Judas' en la localidad sevillana de Coripe, en esta ocasión encarnado por Carles Puigdemont. / EFE

El presidente de la Generalitat espera reconducir el diálogo con el presidente del Gobierno una vez pasadas las elecciones

CRISTIAN REINOBarcelona

El Gobierno catalán ha acordado este miércoles en su consejo ejecutivo presentar una denuncia ante la Fiscalía contra el festejo celebrado en la procesión de la pasada semana santa en Coripe (Sevilla), en la que se fusiló y quemó un muñeco que representaba a Carles Puigdemont. La Generalitat considera que el acto puede ser constitutivo de un delito de incitación al odio y a la violencia. La consejera de la Presidencia, Meritxell Budó, ha criticado esta mañana, tras anunciar la querella, a la Fiscalía y a la Policía española por no haber actuado de oficio por este incidente, como a su juicio sí lo hizo en otros casos como el de Valtònyc, Pablo Hassel, Willy Toledo o Toni Albà. Desde el Govern consideran muy grave que el acto de Coripe contara con la participación del ayuntamiento de la localidad andaluza.

Budó ha señalado que la decisión de llevar el acto de Coripe se ha tomado por unanimidad en el seno del Gobierno catalán. Pero días atrás, Gabriel Rufián, número 2 de Esquerra en las listas al Congreso, se mostró en contra de judicializar el asunto. «La libertad de expresión es sagrada», dijo. Budó ha señalado que el presidente del Gobierno, como secretario general del PSOE, debería haber actuado ya contra el alcalde socialista de la localidad sevillana. «Pero no esperamos ningún gesto de Sánchez hasta pasadas las elecciones». A su juicio, «todo lo anticatalán suma en periodo electoral». «Sánchez debería haber actuado» de forma contundente, ha dicho, o al menos haber denunciado los hechos.

El Gobierno catalán ha vuelto a abrir las puertas al diálogo con el Ejecutivo central una vez pasen las elecciones del domingo. A pesar de que Pedro Sánchez ha expresado en campaña que no habrá ni independencia ni referéndum y ha tratado de distanciarse de las fuerzas soberanistas, Budó ha ofrecido diálogo y negociación al posible futuro presidente del Gobierno. «Esperamos que tras las elecciones se puedan reconducir las relaciones entre ambas administraciones», según la Generalitat. Su objetivo, ha apuntado la consejera de la Presidencia, es volver a construir puentes, que se haga política y que se inicie un periodo de diálogo en el que «se pueda hablar de todo», incluido el derecho de autodeterminación.

En relación a la absolución del expresidente del Barça, Sandro Rosell, juzgado en la Audiencia Nacional por delitos de blanqueo de dinero, el Govern ha calificado de «escándalo» que el exdirigente deportivo llevara casi dos años en prisión preventiva. Y Budó ha enlazado el caso de Rosell con el de los presos secesionistas que se sientan en el banquillo en el Tribunal Supremo. «Es una prueba más del abuso del sistema judicial español. La prisión preventiva es un escándalo», ha asegurado. «No aceptaremos ninguna sentencia que no sea la absolución», ha avisado respecto a los procesados del 'procés'. Pero si se produce la absolución, ha señalado, será un nuevo «escándalo de abuso de la prisión preventiva».

Más información