El PSOE se consolida y el PP mejora, pero no reduce las distancias

El PSOE se consolida y el PP mejora, pero no reduce las distancias

Los populares no rentabilizan el efecto Casado pero relegan a Ciudadanos a la tercera posición

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

El PSOE ha consolidado el 'efecto Moncloa' y aventaja en casi diez puntos en intención de voto al PP, 30,5% por 20,8%, según refleja el sondeo del CIS de septiembre. Hay que remontarse hasta abril de 2004, un mes después de la primera victoria de José Luis Rodríguez Zapatero, para encontrar una situación similar. Los socialistas, pese a los traspiés del Gobierno, ganan seis décimas respecto al anterior barómetro. Los populares, aunque han subido cuatro décimas, no rentabilizan el presumible efecto Pablo Casado, elegido presidente del partido en julio pasado, aunque han roto el empate con Ciudadanos, al que relegan a la tercera posición. Unidos Podemos sigue clavado en el cuarto puesto con un leve ascenso.

Pedro Sánchez ganaría por primera vez las elecciones generales si las convocara ahora, como le aconsejan muchos en su partido, pero él, por ahora, se niega. En el anterior estudio del CIS, el de julio, disparó las perspectivas electorales del PSOE, que subió de golpe casi ocho puntos para quedarse con el 29,9% tras penar muchos meses en el entorno del 20%. Un registro que ha subido seis décimas en el barómetro del CIS presentado hoy, pese a los tropiezos y rectificaciones del Gobierno de Sánchez. Aunque no los recoge todos porque el trabajo de campo se realizó entre el 1 y 11 de septiembre, antes de la dimisión de la exministra de Sanidad, de la polémica sobre la tesis doctoral del presidente del Gobierno y de que trascendieran las conversaciones de la ministra de Justicia con el excomisario José Villarejo. El impacto de estos reveses en la opinión pública no aparece reflejado en el sondeo.

El «gurú» de Sánchez

Los socialistas se frotan las manos porque tienen el horizonte electoral más diáfano en muchos años. La oposición, en cambio, está indignada por los resultados que atribuyen a los enredos del «gurú» de Sánchez, en alusión a José Félix Tezanos. PP y Ciudadanos, pero también los expertos demoscópicos, se fijan en el dato de la intención directa de voto. El PSOE es el único de los cuatro grandes partidos de ámbito estatal que retrocede, y bastante. Pierde más de cinco puntos al pasar de 23,9% en julio al 18,6 en septiembre, y sin embargo tras la 'cocina' es el partido que más crece. «Es una encuesta a medida del PSOE», se quejó el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, que pidió la comparecencia de Tezanos en el Congreso.

El PP, aunque mejora, está lejos de sus buenos momentos. La llegada de Casado no ha tenido apenas impacto en las expectativas electorales y no ha logrado taponar la vía de agua del trasvase hacia Ciudadanos. Todavía el 17,6% % de los votantes populares dice que apoyarán en las próximas elecciones al partido de Albert Rivera. Los liberales pierden ocho décimas, pero apenas tienen fuga de votos, solo un 4,5% hacia el PSOE. Unidos Podemos sigue con su recuperación, gana medio punto en intención de voto, a pesar de que se mantiene la fuga del 15% de su electorado hacia los socialistas.

El barómetro refleja también que los gobiernos monocolor han pasado a la historia y solo se podrá gobernar en coalición. En esta ocasión el bloque de PSOE y Unidos Podemos obtendría el 46,6% de los votos, y el de PP y Ciudadanos, el 40,4%. Si se extrapola a escaños, la izquierda sumaría 170 (127 de los socialistas y 43 de los de Pablo Iglesias) la derecha, 151 (82 de los populares y 63 de los liberales), de acuerdo al cálculo de la firma GAD3. La llave, por tanto, la tendrían una vez más los nacionalistas, sus votos serían vitales para alcanzar la mayoría absoluta de 176.

Más información

Fotos

Vídeos