Casado evita respaldar la propuesta del líder de Ciudadanos al socialista

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a su secretario de Comunicación, Fernando de Páramo (i), entre otros./EFE
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a su secretario de Comunicación, Fernando de Páramo (i), entre otros. / EFE

Comparte las demandas de los liberales pero no adquiere ningún compromiso ante una eventual investidura de Sánchez

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

Pablo Casado ofreció buenas palabras y ningún compromiso a Albert Rivera ante su oferta de abstenerse para permitir la investidura de Pedro Sánchez si cumplía tres condiciones. El líder del PP admitió que «hay coincidencia» en las reclamaciones al líder socialista, pero nada dijo sobre si iban a secundar la iniciativa. Tampoco hacía mucha falta porque Sánchez desestimó la propuesta del presidente de Ciudadanos porque, a su entender, las tres exigencias ya están cumplidas.

Algo más de dos horas estuvieron reunidos este lunes Casado y Rivera en el Congreso. A la salida no hubo declaraciones, solo dos comunicados emitidos por separado por ambos partidos. Los populares señalaron que comparten las demandas de Casado y señalaron que «la pelota continúa en el tejado» de Sánchez. Pero evitaron precisar si su líder comunicaría al Rey su voluntad de abstenerse ante una hipotética investidura. Una posibilidad que, por otra parte, Casado ha descartado por completo en numerosas oportunidades.

Tampoco el escrito de Ciudadanos aclaró el panorama. Insiste en pedir a Sánchez que «rectifique y se comprometa públicamente y por escrito con las tres condiciones de Estado» si es que «de verdad quiere desbloquear» el panorama político y obtener la investidura. El partido naranja considera que la respuesta que dio este lunes mismo el secretario general del PSOE es un nuevo intento de «engañar a los españoles negando la realidad». Ciudadanos se reafirma en su texto en que los socialistas pactaron con EH Bildu el Gobierno de Navarra, hay un desafío separatista en Cataluña con el llamamiento a la desobediencia y existe una pretensión en el programa de Sánchez de «disparar el gasto y subir impuestos a las familias y a los autónomos».

En resumen, nada concreto. Ambas formaciones destacaron en sus notas el buen clima en que se desarrolló la reunión, pero no detallan qué nuevos pasos piensan dar ni si el PP hace suya la propuesta de Ciudadanos. Un planteamiento que, por otra parte, recibió la crítica del resto de formaciones. El PNV la tachó de «paripé»; Compromís señaló que solo demuestra que Rivera «está desesperado con las encuestas» por si hay nuevas elecciones; IU también atribuyó a razones demoscópicas el paso dado por el líder naranja.

Más información: