Herrera defiende la actuación «legal» de su consejero señalado en el 'caso Enredadera'

Juan Vicente Herrera. /R. García (Efe)
Juan Vicente Herrera. / R. García (Efe)

El presidente de la Junta de Castilla y León destaca la diligencia de Suárez-Quiñones, salpicado por las conversaciones con Ulibarri

R. C.

 La 'operación Enredadera', la trama de contratos municipales que afecta a varias comunidades y decenas de ayuntamientos, ha pegado con fuerza en Castilla y León. La vida política en este territorio vive en constante convulsión por una causa que ha salpicado de lleno al alcalde de León, Antonio Silván, miembro del nuevo Comité Ejecutivo nacional del PP, y al consejero de Fomento y Medio Ambiente Juan Carlos Suárez Quiñones, hombre fuerte del presidente de la Junta, el popular Juan Vicente Herrera.

Este martes, en el pleno celebrado en las Cortes castellano y leonesas, Herrera tuvo que dar la cara por Suárez-Quiñones y aseguró que actuó de forma «correcta», «legal» y con «plena diligencia», en referencia a las escuchas de la causa en las que el consejero comenta el estado de unas obras con el constructor José Luis Ulibarri, en prisión provisional por este procedimiento. En concreto, Suárez Quiñones le pidió al empresario que acudiera a una adjudicación pública para suplir a una compañía en quiebra y realizar una obra ahora paralizada.

En la sesión de control al Ejecutivo regional, con el que comenzó este periodo de sesiones tras el verano, Herrera también reiteró su confianza en los miembros del Grupo Popular salpicados por estas escuchas judiciales.

«Penoso y vergonzoso»

Pero lejos de remitir la presión, el portavoz de Podemos, Pablo Fernández, reclamó de nuevo el cese de Suárez-Quiñones por un comportamiento «penoso» y que causa en su opinión «vergüenza» y «sonrojo» en la sociedad, o que dimitiera Herrera como presidente. A continuación, en nombre de Ciudadanos, Luis Fuentes, le afeó al presidente que no hubiera intervenido y que mantuviera un «silencio cómplice» con el titular de Fomento.

Las consecuencias políticas en la provincia de León, por ejemplo, llegaron este martes al tercer ayuntamiento del territorio, San Andrés del Rabanedo (31.470 habitantes). La alcaldesa socialista María Eugenia Gancedo y los concejales Miguel Flórez y Santiago Blanco formalizaron este martes su dimisión. Les acompañó su compañero Abel Iglesias -no implicado en la trama- así como el edil de un partido leonesista Francisco Gómez, también perteneciente al equipo de Gobierno. Las dimisiones llegan antes de consumarse una moción de censura fraguada en las últimas horas desde IU y que estaba muy próxima a contar con el apoyo de PP y Unión del Pueblo Leonés.

Fotos

Vídeos