Ciudadanos denuncia la agresión a un concejal de su partido en Girona

Sergio Atalaya, en un acto de Ciudadanos. /Efe
Sergio Atalaya, en un acto de Ciudadanos. / Efe

Carrizosa afirma que Sánchez «mira para otro lado»

EUROPA PRESS

El concejal de Cs en Blanes (Girona) Sergio Atalaya ha resultado herido este sábado en un acto del partido en Torroella de Montgrí (Girona) por un objeto que presuntamente le han lanzado personas que protestaban contra la presencia de la formación en la localidad.

Según ha declarado el portavoz de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, en una atención a los periodistas, un grupo de independentistas les ha rodeado y golpeado, y entre los objetos que les han tirado, uno de ellos ha impactado en la cara del concejal «y le ha abierto la nariz sangrando profusamente y dejándolo por unos momentos aturdido en el suelo».

«Esto es lo que tienen que sufrir nuestros compañeros de Girona por apoyar la democracia en Cataluña mientras el presidente Sánchez mira para otro lado y trata de pactar con quienes no garantizan las libertades ni los derechos en España», ha criticado Carrizosa, en referencia al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

«No es posible que el presidente de España deje desamparados a tantos catalanes que no nos podemos expresar libremente siendo como somos, además, el primer partido en Cataluña», ha añadido.

Los Mossos d'Esquadra han informado de que en el acto los agentes han intervenido para separar a los dos grupos y que ha habido lanzamientos de objetos.

También han indicado que de momento no han recibido denuncia por parte del concejal herido y que le han ofrecido asistencia del Sistema d'Emergències Mèdiques (Sem), pero en el momento de los hechos la ha declinado.

La Generalitat «señala»

Carrizosa ha asegurado que la Generalitat «está señalando, les hace el trabajo sucio a estos intolerantes» a través de la Oficina de Drets Civils i Polítics.

«Al frente de esta oficina pusieron a un excupero que está señalando a aquellos que quitan lazos amarillos y los criminaliza», ha lamentado el portavoz parlamentario.

Por esto, ha alegado: «Como la Generalitat nos criminaliza a través de sus organismos oficiales, es por lo que después, parte de la población, de los más exaltados, no nos dejan ejercer nuestros derechos con libertad».

Además, ha lamentado que el Ayuntamiento de Torroella --municipio de la exconsellera Dolors Bassa-- les denegó el permiso para instalar una carpa y ha dicho que lo han llevado a los tribunales.