El choque entre Garzón y Llamazares deja a IU al borde de la escisión

Gaspar Llamazares./MARIO ROJAS
Gaspar Llamazares. / MARIO ROJAS

Los críticos exigen al líder de la formación que retire la acusación de transfuguismo contra su antecesor en el cargo

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

La situación interna en Izquierda Unida bordea la escisión. Izquierda Abierta, la corriente que lidera Gaspar Llamazares, ha respondido esta mañana con contundencia a las acusaciones de transfuguismo lanzadas el lunes por Alberto Garzón. El actual coordinador general reaccionó así al anunció hecho el fin de semana pasado de que la plataforma Actúa, impulsada por Llamazares y el ex juez Baltasar Garzón, se presentará a las citas electorales del próximo año. Pero en opinión de Izquierda Abierta, esta polémica tiene como único objetivo esconder los pésimos resultado de Adelante Andalucía, la confluencia con la que concurrieron a las autonómicas IU y Podemos.

En un comunicado, la corriente crítica ha anunciado que no atenderá la petición de explicaciones expresada por la dirección federal hasta que Garzón no retire la acusación de transfuguismo.

Izquierda Abierta insiste en que ni Llamazares ni ningún otro miembro de su organización militan en ninguna fuerza que se haya enfrentado en las urnas a IU. «No se puede decir lo mismo de miembros de la dirección federal de IU, que trabajaron para la construcción de Podemos y la supeditación propia al nuevo actor», se señala. Y se añade que «ante la incapacidad de asumir los reiterados fracasos electorales», la ejecutiva nacional «opta una vez más por la nula autocrítica de su estrategia de entrega a Podemos».

La pésima relación entre Llamazares, líder de IU entre 2000 y 2008, y Garzón no es nueva. Sobre ella pesa, y mucho, la alianza con la formación de Pablo Iglesias, que el primero ha rechazado desde un primer momento al considerar que IU quedaría diluida dentro de Podemos.

Más información