Ciudadanos avisa: o Vox rectifica en Madrid y Murcia o habrá elecciones

Santiago Abascal en el Congreso de los Diputados. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)

La formación liberal zanja que no tiene nada que negociar con los de Abascal y les responsabiliza del riesgo de que al final gobierne la izquierda

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Continúa el tira y afloja entre Ciudadanos y Vox para sacar adelante gobiernos de centro derecha en Madrid y Murcia, comunidades autónomas que cada día que pasa se encuentran más cerca de una repetición electoral. Los liberales dejaron clara su postura el miércoles tras el fracaso de la investidura de la popular Isabel Díaz Ayuso, a la que la formación de Santiago Abascal le negó el apoyo en la Asamblea madrileña. «Ya no hay nada más que negociar», avisó Ignacio Aguado, líder regional de Ciudadanos y aspirante frustrado, de momento, a la vicepresidencia del Ejecutivo autonómico.

El partido naranja no tiene intención de dar nuevos pasos para atraer a Vox al pacto. «O rectifican o nos vamos a unas nuevas elecciones», sostienen fuentes del partido. Es un órdago con que el se trata de poner a los de Abascal entre la espada y la pared. Si no aceptan los acuerdos suscritos por conservadores y liberales en las comunidades en liza, serán responsables de unos nuevos comicios que podría arrojar una mayoría de Gobierno a la izquierda. «Volver a convocar elecciones es una irresponsabilidad y podría hasta gobernar Ángel Gabilondo e Íñigo Errejón», resumió Aguado el miércoles.

En Ciudadanos se prefiere no acudir de nuevo a las urnas, aunque tampoco se tiene miedo. «Hemos hecho nuestros deberes», justifican en el partido, donde se cree que Vox, al que las encuestas a nivel nacional colocan a la baja, podría ser el principal damnificado en la derecha.

Entre medias no hay opciones, a pesar de que los liberales podrían facilitar gobiernos socialistas tanto en Madrid como en Murcia. En ambas comunidades hay pactos firmados con el PP, el socio preferentes, y se respetarán hasta las últimas consecuencias, se asegura. Tampoco se renunciará a entrar a formar parte de los respectivos gobiernos autonómicos, una fórmula que ha propuesto Vox. En Madrid, por ejemplo, el acuerdo asigna una vicepresidencia y seis concejalías para Ciudadanos. Está cerrado y los liberales no están dispuestos a modificar una sola coma.

Mirar al futuro

El ultimátum de Ciudadanos contrasta con el recién estrenado optimismo de Vox. Abascal sitúo en el pasado los fracasos en Madrid y Murcia y llamó a liberales y conservadores a trabajar por el futuro. El líder de la formación de ultraderecha aseguró que no exigirán imposibles en la negociación a cambio de sus apoyos. «Pedimos poquito», destacó en una entrevista en Antena 3. Eso sí, dentro de estas mínimas reclamaciones hay dos líneas rojas. Son el compromiso de no avanzar en «políticas de izquierda» y el «respeto». Este último punto afecta de pleno al partido de Albert Rivera, ya que desde Vox se considera que los liberales les han tratado con desprecio pese necesitar sus votos para acceder a los gobiernos autonómicos. En cualquier caso, Abascal rebajó este jueves un poco más los requisitos de su formación para permitir las investiduras de Díaz Ayuso en Madrid y de Fernando López Miras en Murcia.

Lejos quedan las semanas en las que Vox reclamaba ocupar consejerías en proporción a su número de votos. También cuando rebajaron el listón a acuerdos programáticos firmados por los tres partidos de centro derecha ante los que Ciudadanos, al menos por ahora, se ha plantado. Es en esta rebaja de las demandas formuladas por la ultraderecha en la que confían conservadores y liberales para desbloquear la situación en las comunidades en juego. De hecho, Abascal dejó este jueves las puertas abiertas al entendimiento. «Parece que hay un ánimo de respetar a Vox y hay posibilidad de acuerdo», aseguró.