Siete guardias civiles heridos durante un tiroteo en Ciudad Real

Fachada de la vivienda donde sucedieron los hechos./
Fachada de la vivienda donde sucedieron los hechos.

El caso está relacionado con una rivalidad de clanes gitanos por una separación matrimonial

J.V. MUÑOZ-LACUNAtoledo

La habitual tranquilidad con la que conviven los 6.000 habitantes de Argamasilla de Calatrava (Ciudad Real) se ha visto alterada este jueves por un espectacular tiroteo entre agentes de la Guardia Civil y un hombre de etnia gitana. El suceso ha ocurrido en la calle Cantarranas cuando la Guardia Civil procedía a efectuar un registro domiciliario ante la sospecha de que en una vivienda podría haber armas de fuego. Cuando el inquilino de la casa ha abierto la puerta ha abierto fuego con un arma contra el grupo de guardias civiles que han podido salvar la vida gracias a que se habían protegido con escudos antibalísticos.

Como resultado del intercambio de disparos han resultado heridos siete agentes y el inquilino, un hombre de 56 años y de etnia gitana. Los ocho heridos han sido trasladados rápidamente al hospital Santa Bárbara de Puertollano (Ciudad Real) donde seis de ellos han recibido el alta tras ser atendidos de lesiones leves. En el centro hospitalario han quedado ingresados el agresor, con heridas de bala en las dos piernas y el abdomen, y un guardia civil de 43 años, con dos balazos en una pierna.

Tras el tiroteo, el despliegue de las fuerzas de seguridad ha sido de gran magnitud pues se ha acordonado la calle mientras un helicóptero sobrevolaba Argamasilla de Calatrava y tres barrios de la vecina Puertollano: El Pino, Cañamares y Fraternidad.

Violenta separación matrimonial

Este tiroteo de Argamasilla de Calatrava está relacionado con los problemas familiares que enfrentan a dos clanes gitanos y que tienen su origen en una separación matrimonial. En concreto, una joven, casada con un miembro de un clan de Puertollano, decidió el mes pasado abandonar el hogar conyugal y regresar a casa de sus padres en Argamasilla de Calatrava. El marido, de 19 años, no consintió la nueva situación y el 22 de julio se dirigió a la vivienda de sus suegros armado con una escopeta de cartuchos de postas dispuesto a acabar con la vida de su mujer. Ésta no sufrió daño alguno porque se parapetó detrás de varios vehículos estacionados en la calle mientras el esposo disparaba. Al final, el joven se entregaba a la Guardia Civil en Puertollano después de huir por los tejados de la barriada de El Pino y era detenido por homicidio en grado de tentativa, tenencia ilícita de armas, amenazas y desobediencia a agentes de la autoridad.

A raíz de esos hechos, el Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava había solicitado a la Subdelegación del Gobierno en Ciudad Real que interviniese en el conflicto de los dos clanes para evitar males mayores. De ahí la operación de este jueves, que sigue abierta, y en la que han sido detenidas varias personas.

La alcaldesa de este pueblo, Jacinta Monroy, ha agradecido la labor de las fuerzas de seguridad al mismo tiempo que ha expresado su deseo de que se garantice la seguridad ciudadana y esto no vuelva a ocurrir.