Ana Pastor se convierte en la segunda mujer que preside el Congreso

Ana Pastor recibe los aplausos de los diputados tras su elección. /
Ana Pastor recibe los aplausos de los diputados tras su elección.

Ha sido elegida con los 169 votos de PP y Ciudadanos. Podemos ha respaldado en la segunda ronda a Patxi López, que ha sumado 155 apoyos, y Esquerra, Convergencia, PNV, Bildu y Coalición Canaria se han abstenido

RAMÓN GORRIARÁNMadrid

La ministra de Fomento ya es la presidenta del Congreso para la XII Legislatura. Ana Pastor ha recibido 169 votos de PP y Ciudadanos en la segunda votación, los mismos que obtuvo en la primera, en la que no resultó elegida al no recibir el apoyo de la mayoría absoluta (176) de los diputados.

más información

El aspirante socialista ha pasado a la segunda vuelta, pero Patxi López se ha quedado en 155 votos gracias al apoyo de los 85 parlamentarios de su grupo y los 71 de Podemos (faltó un legislador). Los 25 representantes de Esquerra, Convergència, PNV, Bildu y Coalición Canaria se han abstenido.

La primera votación se resolvió sin que ninguno de los cuatro candidatos que se presentaban obtuviese los apoyos necesarios. Pastor logró 169 apoyos y López, 85. Xavier Doménech, de En Comú Podem, se quedó con 71, y Francesc Homs, con ocho sufragios. Hubo 17 votos en blanco, entre ellos probablemente los del PNV y de ERC.

Pastor es la segunda mujer que preside la Cámara baja, la anterior fue la también diputada del PP Luisa Fernanda Rudi en la legislatura de 2000 a 2004, en la que los populares con José María Aznar en la Moncloa gobernaron por primera vez con mayoría absoluta.

En su primera intervención como presidenta del Congreso, Pastor ha subrayado que España necesita "más que nunca" estabilidad, diálogo y consenso. "Necesitamos más que nunca consenso y diálogo y en esta mesa tendrán la máxima disposición", ha remarcado. Así, ha manifestado que la confrontación de argumentos no deben ser el fin sino el medio "para construir el país que los españoles desean y necesitan". A su juicio, el Parlamento resultante del 26-J "debe ser expresión de unidad en torno a valores compartidos", como la igualdad, la libertad, la justicia social y la defensa del Estado de Derecho. Pero también tiene que poder "conjugar la pluralidad política" derivada de las pasadas elecciones.

El resultado de la votación puede ser el preludio de lo que suceda en el debate de investidura de Mariano Rajoy en la primera semana de agosto, que podría ser reelegido presidente del Gobierno con los votos de su partido y los de Ciudadanos, y con las abstenciones de los nacionalistas e independentistas. El PSOE ha insistido hoy en que votará no a la investidura del líder del PP tanto en primera como en segunda vuelta.

Mayoría de centroderecha en la Mesa

Pastor presidirá una Mesa del Congreso con mayoría de centroderecha, tres miembros del PP y dos de Ciudadanos, mientras que PSOE y Podemos se repartirán a partes iguales los cuatro puestos restantes.

Ignacio Prendes (Ciudadanos), Micaela Navarro (PSOE), Rosa Romero (PP) y Gloria Elizo (Unidos Podemos), han sido elegidos como vicepresidentes del Congreso. Prendes, secretario segundo en la anterior legislatura, pasa ahora a ser el vicepresidente primero tras obtener 96 votos. Como vicepresidenta segunda queda la socialista Micaela Navarro, que ya ocupó este puesto en la anterior legislatura. Rosa Romero, hasta ayer vicepresidenta cuarta de la Mesa, ahora será la vicepresidenta tercera, tras recabar 83 votos. Por su parte, Gloria Elizo pasa de la vicepresidencia tercera a la cuarta al quedarse con 71 votos, todos ellos de Unidos Podemos. Queda así fuera de la Mesa la popular Celia Villalobos, tras trece años en el puesto.

Alicia Sánchez Camacho (PP) repetirá en la Secretaría Primera de la Mesa del Congreso, al ser la que más apoyos ha recibido, con 111 papeletas. La Secretaría Segunda será para el socialista Juan Luis Gordo, que se estrenará en la Mesa del Congreso con 85 votos. La Secretaría Tercera corresponderá a Marcelo Expósito, diputado de En Comú Podem, gracias al respaldo de 70 diputados de Unidos Podemos y sus confluencias. La Secretaría Cuarta recaerá en la parlamentaria de Ciudadanos por Madrid Patricia Reyes, que ha obtenido 57 votos.

En la Cámara alta ha sido reelegido presidente el popular Pío García-Escudero. En su caso no hizo falta ir a una segunda ronda porque en la primera ha obtenido la mayoría absoluta, al sumar 155 de los 266 senadores. El resto de grupos parlamentarios ha votado en blanco, salvo los representantes de Podemos que respaldaron la candidatura de la vizcaína Miren Gorrotxategi.

Constitución de las Cortes

La sesión constitutiva del Congreso de la XII legislatura ha comenzado pasadas las diez de la mañana con la creación de la Mesa de Edad compuesta por las diputadas María Teresa de Lara (PP), María Such (PSOE) y Nagua Alba (Podemos). Y lo ha hecho con un llamamiento a los diputados a mostrar "generosidad" y "altura de miras" en esta nueva etapa lanzado por María Teresa de Lara desde su puesto de presidenta de la Mesa de Edad.

Concluidas las votaciones de todos los miembros de las Mesas del Congreso y del Senado, los elegidos han ocupado sus puestos y el presidente electo ha presentado y solicitado de los demás diputados y senadores el juramento o promesa de acatar la Constitución. Los de Unidos Podemos han vuelto a emplear la fórmula de prometer acatar la Constitución con la promesa para cambiarla, lo que ha sido recibido con algunos abucheos y gritos desde otros escaños.

Después, se informa al Rey

Las Mesas de cada Cámara se reunirán una vez levantada esta primera sesión para comenzar a formalizar la creación de los grupos parlamentarios, que deberán estar creados en los cinco días siguientes. Los parlamentarios que no se adscriban a ningún grupo pasarán a formar parte del Mixto.

Constituidas las Cámaras, el presidente del Congreso informará al Rey y a partir de ahí, el Jefe del Estado abrirá una ronda de consultas con los partidos con representación parlamentaria para poder proponer el candidato a la Presidencia del Gobierno, que habrá de comunicar al presidente del Congreso, para que éste convoque el Pleno de investidura.