Inexperiencia pero mentalidad alemana

Kovac, seleccionador de Croacia. /
Kovac, seleccionador de Croacia.

«Estamos preparados para mirar de frente a Brasil», advierte Novak Kovac, el seleccionador más joven del Mundial

IGNACIO TYLKOMadrid

A sus 42 años, Novak Kovac puede presumir de ser el técnico más joven del Mundial. Le recomendó Davor Suker a pesar de su corta experiencia, ya que antes sólo condujo al modesto Salzburgo y al combinado croata sub-21. Nació en Berlín, pero sus padres son croatas. Fue un notable medio de brega y clase, integrante de la generación de oro de su país. Junto con los Suker, Boban, Prosinecki o Simic, logró el bronce en el Mundial de Francia'98, certamen que representó el estreno de los balcánicos en la gran cita universal.

Asumió el cargo en octubre de 2013, antes de la repesca mundialista ante Islandia. Promete un planteamiento «valiente» ante los anfitriones, «nada de poner el autobús en el punto de penalti». «Estamos dispuestos a sorprender en el debut. Ellos juegan en casa y son favoritos, pero les plantaremos cara y les miraremos de frente. Es difícil quitar el balón a jugadores como Rakitic y Modric. No voy a revelarles cómo vamos a jugar», advirtió en las horas previas el exfutbolista del Bayer Leverkusen y Bayern de Múnich, entre otros equipos.

Niko Kovac, hermano de Robert, también futbolista profesional, presume de haber jugado ya en un Mundial ante la 'Canarinha'. Fue en la primera fase del Mundial de Alemania 2006. Participó 40 minutos en un duelo equilibrado resuelto por la inspiración de Kaká, con galopada y tiro a la escuadra, en el Olímpico de Berlín. De aquella 'seleçao' que condujo Carlos Alberto Parreira no hay ningún superviviente sobre el césped. Kovac representa el orgullo croata y la mentalidad alemana como armas para contrarrestar el empuje y la técnica de los brasileños.