«Vienen empresas a pedirnos de golpe 20 estudiantes para trabajar»

Miembros de la comunidad educativa de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones comentan las salidas laborales de sus carreras. / RAMÓN L. PÉREZ

Para cubrir el número de ofertas de empleo existentes en Informáticas y Telecomunicaciones debería haber más del doble de titulados en estas carreras de la UGR

Sarai Bausán García
SARAI BAUSÁN GARCÍAGRANADA

Los miembros de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones de la Universidad de Granada pueden decir orgullosos que en sus instalaciones se encuentran dos carreras que logran colocar en el mercado laboral al 100% de sus estudiantes. Tal y como publicó ayer Ideal, los estudiantes de Informática y Telecomunicaciones pueden respirar tranquilos al entrar a estas titulaciones: al acabar la carrera, sí o sí tendrán un puesto de trabajo esperándoles. Pero no solo tendrán empleo asegurado, sino que podrán elegir porque habrá más oferta que demanda. «En Europa hacen falta millones de ingenieros, en España, decenas de miles. Todos los ingenieros que salen de aquí están colocados a los cinco minutos de salir, pero esto no es nada comparado con lo que espera, porque la oferta va a seguir creciendo«, comenta Joaquín Fernández Valdinia, director de la Escuela.

Para poder cubrir al completo las necesidades que las empresas tienen, haría falta que de la cantera de este centro de la Universidad de Granada salieran, como poco, el doble de los estudiantes con los que cuentan. Pero no hay medios. «Hay empresas que necesitan solo para ellas, para incorporar a su plantilla, los 220, 250 alumnos que salen cada año titulados, pero no tenemos medios humanos ni materiales para albergar más alumnos. Por no tener no tenemos ni terminado el edificio», explica el director.

La Escuela de Informática y Telecomunicaciones es uno de los centros más pequeños de toda España en cuanto a metros y estudiantes, pero es uno de los más valorados en cuanto a conocimientos, actitudes y valía. Samuel Romero, además de ser uno de los encargados de llenar de conocimientos y ganas de investigar a los alumnos que pasan por el centro granadino a través de sus clases, es quien está en contacto con las empresas al ser el subdirector de Relaciones con Empresa y Asuntos Económicos. Y es una actividad que año tras año se hace más notoria y necesaria. «Todos los días tenemos ofertas de empresas de toda España e, incluso, de fuera. En Granada se han interesado más de 600 empresas del sector TIC y viene gente de Almería, Málaga, Jaén, Murcia..., de todos lados. Incluso en un solo día han venido empresas a pedirnos 20 estudiantes de golpe para trabajar», explica. A esto añade: »Hay mucha demanda, es un sector que crece muchísimo y necesitan muchos profesionales para cubrir las necesidades. En un mes pueden haber mínimo una veintena de ofertas de empleo«.

Antes de terminar

La seguridad de saber que nunca les faltará empleo si son buenos en lo que hacen, unido a la pasión por las comunicaciones, la ingeniería y la tecnología, es uno de los motores que impulsan a muchos de los jóvenes de toda España a unirse a alguna de estas titulaciones. Es lo que le ocurrió a Elvira Castillo, estudiante de Ingeniería Informática de cuarto curso. Ella empezó por un ciclo de Administración de Sistemas. Le encantaba, pero se le quedaba corto. Ella quería construir, crear, inventar y hacer realidad. Y se metió en Ingeniería de Computadores, «poco popular pero que me encanta». Y no lo cambiaría por nada. «Ahora incluso estoy formando parte de uno de los muchos talleres de emprendimientos que hacen aquí para que cojamos las ideas que tenemos y podamos hacerlas realidad y ver cómo podemos hacer nuestro propio negocio con ellas», explica. Según ella misma dice, su correo, al igual que el de todos sus compañeros, acaba siendo un constante de mensajes de ofertas de empleo en distintos puntos del mundo. «Tengo muchas empresa interesadas, cada dos por tres recibimos ofertas, incluso antes de terminar», añade.

Tras sus años entre las aulas de ese centro, Elvira se ha dado cuenta de uno de los déficits más recurrentes en este tipo de estudios: la falta de mujeres entre el alumnado. Por ello, realiza distintas actividades y charlas con mujeres estudiantes para que se interesen por estas carreras.

Se trata de una realidad con la que también se han topado Ana Romero, Marian Díaz y Laura de la Torres, estudiantes de segundo de Telecomunicaciones. «Cada año vemos que hay más niñas, pero seguimos siendo minoría. Es una carrera que gusta mucho, pero no sabemos porqué hay tan pocas mujeres», comenta Marian. Para ellas, el hecho de saber que iban a conseguir empleo con un 100% de seguridad fue uno de los motivos que le impulsaron a llegar allí. Y la pasión que le despertaba hacer lo que hacen, lo que les ha hecho quedarse. «Nos gustaba todo lo relacionado con las redes, la comunicación y las informaciones y, a la hora de tener un futuro, tiene muchas salidas laborales y muchas especializaciones distintas», afirma Ana.

«De cara al futuro es lo que se está demandando y provoca que avance la tecnología y la sociedad en general. Además, afecta a la decisión de elegir qué carrera escoger el saber que vas a salir y seguramente vas a tener trabajo», indica Gregorio, estudiante de Telecomunicaciones.

Esta facilidad de encontrar trabajo ha provocado que sean numerosos los estudiantes que o tardan más de lo normal en finalizar sus estudios o no llegan a especializarse por encima del grado por encontrar empleo antes de acabar sus créditos. Así lo cuenta Juanjo Ramos, profesor desde hace más de una década: «De todas las ofertas de empleo, las tres cuartas parte están relacionadas con la tecnología. Este aumento de demanda ha provocado que muchos ya tengan trabajo antes de terminar. Pero a veces eso es un problema, porque o no terminan o les cuesta más terminar los últimos años».

 

Fotos

Vídeos