Pilar Aranda pide una buena participación para sentirse legitimada

La rectora y candidata a la reelección, Pilar Aranda, en un acto celebrado ayer./A. G. P.
La rectora y candidata a la reelección, Pilar Aranda, en un acto celebrado ayer. / A. G. P.

Sobre el futuro equipo de gobierno de la UGR dice que contará con «los mejores», lo que implica que «al menos» se mantengan los que hay

ANDREA G. PARRAGranada

La participación fue del 26,69%, lo que en números totales se tradujo en 16.135 votos. El censo electoral lo integraban 60.462 personas entre el personal docente e investigador, el estudiantado y el personal de administración y servicios. Eso sucedió en las elecciones al Rectorado de la Universidad de Granada (UGR) de 2015, en las que se presentaron Pilar Aranda, que concurre a la reelección el próximo 8 de mayo, y el profesor Indalecio Sánchez-Montesinos, que no se ha vuelto a presentar (ahora es delegado de Salud). Aranda ganó con el 68% del voto ponderado.

En esta campaña no tiene contrincante, pero sí tiene una lucha importante, que es que la participación no se quede en una mera expresión y la sensación de que se han abierto las urnas porque hay que abrirlas. La candidata Pilar Aranda y su equipo repiten allá donde van que necesitan que haya votos en las urnas para tener una legitimidad. Ese aval –en porcentaje participativo- pretende que le sirva, además, para sentarse a negociar y defender los intereses de la Universidad granadina. Habrá importante batallas, entre ellas la financiación en la Junta de Andalucía. Negociación en todas las administraciones e instituciones.

El profesor Francisco González Lodeiro, que también concurrió solo en 2011, fue reelegido rector de la Universidad granadina en unas elecciones marcadas por la baja participación de la comunidad universitaria, situada en un 7,58%. De hecho, sobre un total de 68.838 electores, sólo participaron 5.217, y de éstos 3.670 votaron a Lodeiro. En blanco se emitieron 1.346 votos, que representaban el 26,8%, y 201 fueron nulos, un 3,8%. En 2007 el catedrático de Geodinámica se hizo con el 52,195% del voto ponderado frente al 47,664% que consiguió el otro candidato, el catedrático Rafael Payá. La participación fue del 21,22% en la segunda vuelta. Payá tuvo más votos, pero al ponderar perdió. Solo un 17% del estudiantado votó.

Desde ayer la comunidad universitaria puede ejercer su derecho al voto anticipado telemático. Estén en el país que estén, profesorado haciendo una estancia o el estudiantado así como el resto de trabajadores, pueden votar a través de internet. O si están en Granada, pero creen que no podrán ir al campus universitario la próxima semana, también pueden votar ya. El plazo está abierto hasta el día dos de mayo, o sea, el jueves, a las 14.00 horas. La votación presencial será el día ocho de mayo.

En relación a la otra gran incógnita de las elecciones en la Universidad granadina, en la que no habrá que hacer pactos al menos como en el panorama nacional, Pilar Aranda avanza que va a contar con «las mejores personas, los mejores integrantes posibles». Eso a su juicio implica «en gran parte de los casos, que se mantengan las personas que en estos momentos conforman el equipo, a grandes rasgos al menos».

Pilar Aranda continúa su campaña por los centros de todos los campus universitarios. La campaña terminará el día 6 de mayo. En la mayoría de facultades y escuelas está siendo recibida por los decanos y directores. Hoy martes estará en Ceuta.