Un grupo de 36 candidatos denuncia que las oposiciones de la UGR son «discriminatorias»

Facultad de Derecho de la Universidad de Granada./Alfredo Aguilar
Facultad de Derecho de la Universidad de Granada. / Alfredo Aguilar

Wenceslao Alonso, letrado conocido por combatir el «enchufismo» en entes públicos, presenta hoy un escrito en el juzgado en el que destaca las ventajas del personal interino

ROSA SOTOGRANADA

Un total de 36 aspirantes a ocupar alguna de las 77 plazas de auxiliares administrativos o alguno de los nueve puestos de informáticos consideran que las bases de las oposiciones convocadas por la Universidad de Granada (UGR) son «discriminatorias» porque «dan ventaja al personal interino» sobre cualquier otro opositor. Por ello, se han unido bajo la defensa del abogado malagueño Wenceslao Alonso, reconocido por luchar contra el «enchufismo» en organismos públicos, quien presentará hoy un escrito en el juzgado y tratará de lograr la modificación de las bases de puntuación de la convocatoria pública.

El pasado 9 de octubre la UGR publicó las bases de las oposiciones para auxiliares administrativos e informáticos, pero las condiciones, que se pueden consultar en el Boletín Oficial del Estado (BOE), «no cumplen con el derecho de igualdad y no discriminación», según explica a IDEAL Wenceslao Alonso, que en los últimos años ha ganado al menos ocho juicios contra el «enchufismo de personal» en diferentes organismos públicos como la Universidad de Málaga.

Este letrado considera que «las oposiciones de la UGR son discriminatorias y no cumplen con el derecho de igualdad» porque «anteponen el derecho al trabajo de interinos al de otros aspirantes». Alonso destaca que los interinos cuentan con ventaja porque la universidad les da más puntos en las pruebas por trabajar en dicha institución, algo que dificulta la obtención del puesto a otros opositores «que son igualmente válidos aunque hayan trabajado en otras universidades o administraciones». Según especifica el BOE, la valoración de méritos otorga el doble de puntuación a los interinos de la UGR en comparación al resto de aspirantes. Así, aquellos que hayan prestado servicio como personal funcionario en la UGR contarán con una puntuación entre 0,40/30 puntos por día de servicio, mientras que otro ciudadano que haya realizado las mismas funciones pero en otra universidad pública recibirá entre 0,20/30 puntos y otro aspirante, funcionario de cualquier otra administración, optará entre 0,10/30 puntos.

«Esta puntuación es desproporcionada y dificulta el acceso igualitario a las plazas para aquellas personas que no son interinas. Es normal que el organismo convocante otorgue una ligera puntuación mayor al personal ya interino, pero no de una forma tan descompensada que prácticamente blinda a esos trabajadores y niega la oportunidad a cualquier otro aspirante», señala Alonso. Este abogado diferencia entre consolidar la carrera laboral de un interino con «blindarla» y no dar opción a otras personas igual de válidas, por ello presentará hoy un documento al juzgado que plantea la revisión de las bases de puntuación de las oposiciones de la UGR.

Al cierre de esta edición, la Universidad de Granada todavía no se había pronunciado al respecto de estas acusaciones, aunque desde este diario se trató de contactar con la institución en varias ocasiones a lo largo del día de ayer.