Doctores de la excelencia

Los 36 doctores excelentes, algunos representados por allegados, posan con la rectora con sus distinciones. /RAMÓN L. PÉREZ
Los 36 doctores excelentes, algunos representados por allegados, posan con la rectora con sus distinciones. / RAMÓN L. PÉREZ

La UGR entrega los premios extraordinarios de doctorado a 36 hombres y mujeres que ahora trabajan en universidades de España y el extranjero

ANDREA G. PARRAGRANADA

Son jóvenes con un doctorado de excelencia y calidad. Han realizado las investigaciones y trabajos bajo el paraguas de la Universidad de Granada (UGR) con nota y ayer lunes fueron reconocidos en un acto en la sala máxima del Espacio V Centenario. Sus nombres, hasta 36, sonaron en cada una de las especialidades que han investigado y seguidamente el destino actual. Muchos de ellos no están en la institución universitaria granadina ni tampoco en Granada. Trabajan ahora en universidades como las de Alicante, Córdoba, Madrid y Lisboa, o incluso en Chile y Reino Unido.

Unos, con contratos Juan de la Cierva otro, con diferentes figuras contractuales habituales en institutos de investigación y universidades. Sólo tras el nombre de Olalla Castro (reconocida por sus tesis en el área de Teoría de la Literatura y del Arte y Literatura Comparada) sonó la palabra autónoma.

No todos los doctores reconocidos pudieron recoger el premio. En su nombre lo hicieron sus directores de tesis, compañeros o familiares. La sala máxima de la antigua Facultad de Medicina casi se llenó para aplaudir el trabajo de tantos años de estos universitarios que culminaron sus doctorados con excelencia.

Víctor Segura, que habló en nombre de los premiados en la Escuela de Doctorado de Ciencias de la Salud, refirió las investigaciones de cada uno de sus compañeros: enfermedades raras, efectos del ejercicio físico... y lanzó una petición muy clara: «La falta de fondos por parte del Estado está provocando el abandono o salida al extranjero. No podemos permitir que esto ocurra. La Universidad debe apostar por la cantera y por el talento formado en esta casa».

Este joven, que trabaja en la universidad de Córdoba, solicitó que se apueste por la carrera investigadora independiente de la docente. También tuvo palabras de agradecimiento para la Universidad granadina y para los directores de las tesis de todos los premiados.

Ana Romero tomó la palabra en nombre del grupo de la Escuela de Doctorado de Ciencias, Tecnologías e Ingenierías y repasó los trabajos de sus compañeros premiados. Entre todos cuentan, en su breve trayectoria, con nada más y nada menos que 290 artículos de investigación en revistas indexadas. Han realizado estancias en varios países. Son sólo algunas estadísticas de las muchas horas que han dedicado al estudio, que ha permitido importantes resultados en sus doctorados.

Sus artículos y los de la Escuela de Doctorado de Humanidades, Ciencias Sociales y Jurídica han sido publicados en revistas de gran impacto, algunos de ellos. Curiosamente, en esta escuela es donde más doctores se han quedado en la Universidad granadina.

El acto de los premios extraordinarios de doctorado estuvo presidido por la rectora de la UGR, Pilar Aranda. Intervinieron además María López-Jurado Romero de la Cruz, vicerrectora de Docencia; Francisco Contreras Cortés, director de la Escuela de Doctorado de Humanidades, Ciencias Sociales y Jurídica; Antonio García Casco, director de la Escuela de Doctorado de Ciencias, Tecnologías e Ingenierías, y María del Carmen Ruiz, directora de la Escuela de Doctorado de Ciencias de la Salud.

Un esfuerzo «excepcional»

La vicerrectora María López-Jurado destacó que se premiaba el esfuerzo «excepcional». A su juicio, para hacer una tesis con gran calidad no hay que ser excesivamente inteligente, brillante o gozar de un pensamiento muy rápido, «son cualidades valiosas, pero en la realización de una tesis no son suficientes ni tampoco en el mundo de la Ciencia». Y agregó: «Lo más importante es la perseverancia, la tenacidad y la precisión». Los nuevos doctores se han integrado durante su doctorado en alguno de los más de 400 grupos de investigación con los que cuenta la institución universitaria granadina.

Los doctores que fueron galardonados este lunes fueron aplaudidos por sus familiares, amigos y por sus directores de tesis. El aula se llenó y evidenció esa «alianza entre los investigadores noveles y de investigadores expertos». Esos jóvenes investigadores cuentan ya en su currículum con trabajos reconocidos no a nivel nacional solo, en algunos casos también internacional. «No hay progreso sin innovación y no hay innovación sin investigación», defendió María López-Jurado.

Ana, Gloria, Adoración, Manuel, Juan, Miguel, Beatriz, Noelia, Carlos, Víctor, Gemma, Victoria, Ewa, Grisel... son algunos de los nombres que sonaron en el acto de los premios extraordinarios de doctorado de la Universidad granadina. Seguirán brillando en las firmas de artículos científicos en la UGR y en centros del resto del territorio nacional y de otros países. También lo harán, algunos ya lo hacen, en la transferencia de su conocimiento y liderando patentes.