Los cuatro profesores 'clave' para que la UGR triunfe entre las mejores del mundo

Los profesores altamente citados Francisco Herrera, Enrique Herrera, Salvador García y Alberto Fernández son piezas clave en la escalada de la Universidad de Granada en la clasificación Shangái

ANDREA G. PARRAGRANADA

Los rankings de universidades ponen el foco en la excelencia y calidad de los centros. Colocan a las instituciones universitarias en el foco académico, político y mediático. Y otorgan prestigio (hay debate en algunos ámbitos sobre este término). La Universidad de Granada (UGR) sigue en el foco. Está entre las trescientas mejores del mundo en una de las clasificaciones con mayor trascendencia, para muchos la que más: el ranking de Shangái.

El Academic Ranking of World Universities (ARWU por sus siglas en inglés), que es como se designa oficialmente, se ha convertido la lista de mayor influencia. El profesor Domingo Docampo, de la Universidad de Vigo, ha realizado un estudio detallado del mismo. Ha determinado que la Universidad granadina se sitúa en el puesto 278 (en el 2017 estaba en el 256) del mundo. Es un especialista en el análisis de esta clasificación.

En esta edición, diez universidades españolas, todas públicas, se han posicionado entre las 500 mejores del mundo, según el Ranking Académico de Universidades del Mundo 2018 que realiza Shangái Ranking Consultancy. La Universidad de Barcelona es la que consiguió una mejor posición, situada entre las 200 principales instituciones académicas.

Entre las 300 mejores universidades hay otras tres españolas: la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad Pompeu Fabra (que en la edición anterior fue la española mejor situada, estuvo en el puesto 239) y la Universidad Granadina. Dentro de las 400 más importantes se cuentan otras tres: la Autónoma de Barcelona, la Autónoma de Madrid y la Universidad del País Vasco. La Universidad Politécnica de Valencia, la Universidad de Santiago de Compostela y la Universidad de Valencia se sitúan entre las 500 mejores del mundo.

«Pensando que ARWU selecciona a las mejores universidades, de entre un total de 17.000 universidades, atendiendo a su excelencia científica, que son unas 500, para nosotros es un gran éxito aparecer año tras año en ese grupo de universidades excelentes. Además nos estamos consolidando en el rango de las 300 mejores. Pensamos que es todo un éxito para nosotros. A nivel andaluz somos la única incluida en Shangái. Por tanto, somos una universidad de referencia en investigación a nivel internacional y gozamos de un buen prestigio y solvencia científica», destaca la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda.

Estar en el ranking de Shangái no es baladí, ni es un estudio más de los muchos que se hacen. La Universidad de Harvard (Estados Unidos) está en primera posición, la mejor del mundo, seguida de Standford. En tercera posición repite la británica de Cambridge, que junto a la de Oxford (en séptima posición) son las únicas no estadounidenses del 'top ten' de esta edición, idéntico en posiciones al del año anterior. Competir con estas instituciones es muy difícil porque sus presupuestos son de otro planeta; juegan en otra liga económica.

El ranking de Shangái tiene en cuenta el número de alumnos con premio Nobel, premios Nobel conseguidos, profesores altamente citados, número de 'papers' en Nature y Science (revistas de referencia científica internacional), número de publicaciones y publicaciones por profesor. La institución universitaria granadina tiene sus 'fortalezas' en profesores altamente citados (23,5 sobre 100) y en número de publicaciones (40,8 sobre 100). En publicaciones por profesor son 16,3 y en papers en Nature y Science (4,2) se está aún lejos de lo deseado. Nobel no hay, ni entre alumnos actuales ni logrados anteriormente.

Altamente citados

En los bastiones de la Universidad granadina en este ranking brillan cuatro nombres y un departamento, que es el de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial. Los investigadores altamente citados son Francisco Herrera, Enrique Herrera, Alberto Fernández y Salvador García. Ellos hacen una gran aportación en esta clasificación internacional. Ninguno es granadino, pero estudiaron y se formaron en la UGR y sus investigaciones son citadas ahora por investigadores de múltiples universidades y centros de todo el mundo.

Alberto Fernández y Salvador García están como altamente citados en ciencias de la computación y Francisco Herrera y Enrique Herrera además de este apartado lo están en ingeniería. Hay que reseñar que Francisco Herrera es el 'maestro' de todos ellos.

El ranking de Shangái mide producción científica y la calidad asociada de una institución. «Una universidad, cuando está en el top 500 de este ranking muestra un alto nivel científico, y más aún cuando se encuentra en el top 300, como es el caso de Granada», defiende Francisco Herrera.

Calidad científica y docente

El profesor Herrera pone énfasis, además, en que existen estudios, como el realizado por la UPC (Universidad Politécnica de Cataluña) que muestran «una alta correlación entre alta calidad científica y alta calidad docente y, por tanto, un alto nivel científico que permite indicar que también ofrece una muy buena formación académica. Una buena investigación permite ofrecer una buena transferencia al entorno socioeconómico, ofrecer másteres de calidad...».

Para los cuatro investigadores, estar entre los profesores altamente citados es una «satisfacción» y una puesta en valor del trabajo realizado. Reconocimiento en término de citas desde artículos de otros investigadores. «Este reconocimiento sólo es posible con el apoyo del resto de miembros del equipo de trabajo, que son fundamentales para llevar a buen puerto los artículos en revistas del más alto prestigio. Estar en la UGR facilita sin duda alcanzar un alto número de citas en tu campo de investigación, principalmente a través de la calidad de los máster de investigación y de las becas y contratos que permiten captar talento joven para mantener la maquinaria engrasada en todo momento», puntualiza Fernández Hilario.

El profesor Francisco Herrera reseña que tiene cerca de 40 artículos científicos publicados en los últimos 10 años entre los artículos más citados en las categorías de Ingeniería y Ciencias de la Computación (top 1% de artículos más citados en las categorías) lo cual muestra que la investigación que realiza su equipo de investigación «está en la frontera del conocimiento en las diferentes áreas de Inteligencia Artificial en las que trabajamos».

«Que estos artículos nos permitan estar en el listado de autores altamente citados y que permitan a la UGR alcanzar un mayor reconocimiento científico es una gran satisfacción por aportar mi grano de arena a una institución que me lo ha dado todo. Llegué a Granada con 17 años desde Jódar, y en la UGR me he formado y he crecido profesionalmente. Es un orgullo y un honor trabajar en la universidad granadina», matiza. Enrique Herrera también es de Jódar.

Salvador García es de Linares. Estudió Informática en la UGR y empezó a trabajar con Paco «desde el proyecto fin de carrera que me dirigió en 2005». «Empecé con él, pero en 2008 me mudé a la Universidad de Jaén para trabajar en otro grupo de investigación que también mantenía y mantiene estrechas relaciones con Paco Herrera (hoy es parte integrante del instituto de ciencia de datos). En 2014 volví a Granada hasta la actualidad integrado en el equipo de Paco Herrera».

Alberto Fernández nació en Cádiz, pero con tres años se mudó con su familia a Granada. Estudió en la UGR, pero tuvo que investigar durante varios años en Jaén a causa de la crisis económica. Francisco Herrera defiende que en la UGR hay «una comunidad científica con un alto nivel científico y académico, que está trabajando bajo grandes restricciones de financiación en los últimos años, unas condiciones muy desfavorables si nos comparamos con los países de nuestro entorno».

Más financiación

Así las cosas, ante esta situación valora que «no todo deben ser palabras de satisfacción, tenemos que reivindicar una mayor financiación para la ciencia. No podemos mantener estas posiciones relevantes en el ranking de Shangái con una financiación que queda lejos de la que tienen los investigadores de nuestro entorno y de países que apuestan fuertemente en los campos de la ciencia y el conocimiento. Vivimos un cambio de era, en una sociedad del conocimiento y digital que está sumergida en la cuarta revolución industrial, que transformará el mundo, y sin una apuesta clara por la ciencia y el desarrollo tecnológico nuestro futuro económico será mucho menos prometedor. La ciencia es fundamental para el futuro de nuestro país».

En este aspecto, los investigadores coinciden en que sin recursos humanos y sin inversión es muy complicado mantener la posición en rankings como el de Shangái o en cualquier otro de relevancia.

La influencia de este tipo de clasificaciones universitarias también ha sido y sigue siendo un tema de debate. También se discuten sus habilidades y fortalezas. Por el momento, el ARWU o ranking de Shangái, es reconocido, aunque para algunos analistas tenga cuestiones que mejorar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos