¿Qué pasa si te pillan copiando en Selectividad?

Estudiantes antes de entrar al aula para comenzar los exámenes de Selectividad el año pasado en Granada./ALFREDO AGUILAR
Estudiantes antes de entrar al aula para comenzar los exámenes de Selectividad el año pasado en Granada. / ALFREDO AGUILAR

Estas son las premisas que deben tener muy en cuenta los estudiantes antes de afrontar los exámenes a partir del 11 de junio

ANDREA G. PARRAGranada

Quien copie se va a la calle y la selectividad se le da por terminada y suspensa. No podrá presentarse a más exámenes en esta convocatoria ordinaria, por ejemplo, si se le pilla haciendo trampas el primer día. Podrá volver a presentarse en septiembre, en la extraordinaria. Estas premisas las deberá tener muy en cuenta el estudiante que, a partir del martes 11 de junio, se enfrente a la Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (PEvAU).

La normativa en la selectividad fija que a la persona que se le descubra copiando «deberá abandonar inmediatamente el examen de la correspondiente materia en el momento en que se detecte el hecho, siendo identificado por la persona responsable de la sede, quien dará traslado de los hechos a la presidencia del tribunal. El alumno o alumna no podrá presentarse a ningún otro examen de la misma convocatoria y los exámenes ya realizados serán calificados con cero puntos. En ningún caso ello supondrá devolución de los precios y/o tasas de matrícula».

En esta línea, se determina que se considerará que está copiando si se comprueba que ese alumno está en tenencia de calculadoras, audífonos, teléfonos móviles u otros dispositivos electrónicos que sean programables, con capacidad para el almacenamiento de voz y/o de datos o transmisión de los mismos. Tampoco se permite el uso de relojes que aporten algunas prestaciones equivalentes a las anteriores. Todos estos elementos deben estar fuera del alcance de quienes se están examinando.

Como en años anteriores, se recuerda a los estudiantes que vayan con los pabellones auditivos al descubierto. Sin pelo cubriendo las orejas y sin pañuelo. Si se lo quieren dejar pueden, pero deberán permitir que se les haga el «chequeo» para comprobar que no llevan pinganillo. Juan Luis Benítez Muñoz, director de la Unidad de Orientación Académica y Acceso a la Universidad de la institución universitaria granadina, recuerda que esto se ha hecho siempre y no ha habido problemas.

Sobre las calculadoras para las materias en que se necesitan advierten que es el propio alumnado el responsable de saber si su calculadora cumple o no los requisitos exigidos. En cualquier caso, dispone de tiempo suficiente (durante todo el bachillerato ha estado advertido) para elegir qué calculadora usar, conocidas sus especificaciones.

No se dispone en todos los tribunales de sede, de profesor o especialista en el uso de calculadoras que pudiese conocer las especificaciones de todos los modelos. Por eso, se advierte que no será retirada o requerida la citada calculadora, se hará foto o tomará nota del modelo en cuestión y se levantará acta que quedará firmada por las personas responsables de sede, el alumno propietario de la calculadora y un representante del centro (preferiblemente del centro al que pertenezca el alumna/a, y en su ausencia otro vocal del tribunal).

Si con posterioridad se comprobase que la calculadora, según modelo anotado, no cumple las especificaciones permitidas, quedará anulado, exclusivamente, el ejercicio que el alumno estuviese realizando, asignándose una calificación de cero en la materia de que se trate sin afectar al resto de calificaciones.

Los estudiantes están advertidos.