Aranda pedirá a la Junta un plan de financiación, inversiones en infraestructuras y nuevas titulaciones para la UGR

La actual rectora vota en Farmacia/CLARA CEREZO
La actual rectora vota en Farmacia / CLARA CEREZO

La rectora y única candidata a las elecciones vota en Farmacia y destaca la negociación con la Junta de Andalucía, no solo en el marco financiero, también para «nuevas titulaciones, que habrá que ir abordando y un plan de inversiones con infraestructuras importantes»

ANDREA G. PARRA

«No ha habido ninguna incidencia. Se han constituido todas las mesas con total normalidad». La valoración es de la candidata a la reelección como rectora de la Universidad de Granada (UGR), la catedrática Pilar Aranda. Ha votado en su facultad, en Farmacia a las 12.00 horas. Las mesas, un total de 57, se abrieron a las 10.00 y se cerrarán a las 19.00 horas.

Pilar Aranda es la única candidata por lo que su único rival será la abstención (o los votos en blanco). «Es un día entrañable y de recibir ese impulso y complicidad tan importante para la vida académica», ha declarado a los periodistas Aranda, que será la rectora de la Universidad granadina los próximos cuatro años. Es su segundo mandato. Fue elegida en 2015, se presentaba también Indalecio Sánchez-Montesinos, como la primera mujer rectora en la historia de la Universidad granadina.

La candidata, que ha presentado un programa en el que han participado más de doscientas personas en su elaboración, ha desgranado esta mañana algunos de los retos que afronta. Ha hecho referencia a la necesidad de avanzar en la metodología docente (grupos reducidos y trabajo colectivo); nuevas infraestructuras (Ceuta y Melilla y algunas en Granada); rejuvenecimiento de la plantilla; que la Casa del Estudiante en el Espacio V Centenario fomente la participación; y aplicar la nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT).

Son sólo algunos de los retos porque el programa es mucho más amplio. Así las cosas, Aranda ha hablado de la negociación con la Junta de Andalucía, no solo en lo que respecta al marco financiero, también en lo referente a nuevas titulaciones, que «habrá que ir abordando», y un plan de inversiones con infraestructuras «importantes».

Están llamadas a estos comicios un total de 56.176 personas. En esa cifra se incluye al estudiantado, personal docente e investigador así como de administración y servicios. Por el momento, en el voto anticipado, que se pudo ejercer del 29 de abril al dos de mayo, han participado 2.194 personas. Lo que se traduce en el 3,84% del censo.

El colectivo mayoritario es el del estudiantado. 49.589 estudiantes tienen derecho a voto. Su peso, porque no hay que olvidar que el voto es ponderado, es del 25%. El sector con más poder es el del profesorado doctor con vinculación permanente a la Universidad, que tiene el 55,92% del voto ponderado. Lo integran en esta ocasión 2.493 docentes. Hasta llegar al 57%, el profesorado funcionario no doctor lo componente 48 personas y tienen el 1,08%. El resto de personal docente e investigador suman 1.623 personas, hay varias categorías, y en total tienen el 6%.

El personal de administración y servicios suma 2.423 profesionales y tienen el 12% en el sufragio. En esta ocasión más que la ponderación lo que más se analizará será, en general, el número de personas que vayan a entregar su papeleta, con el nombre de Pilar Aranda, en blanco y nulos.

Sobre el equipo de gobierno que le acompañará en los próximos cuatro años ha contestado: «Siempre hay algún cambio lógico de alguien que considera que tiene atenciones personales o profesionales que hacer. Estoy hablando con ellos de una manera relajada. Somos un equipo cohesionado que creo que ha estado bien coordinado. Con total tranquilidad estoy hablando con ellos».