Medicina inicia el curso en el PTS sin gran parte de la administración

La nueva facultad abrió por fin sus puertas y acogió a alumnos y profesores/
La nueva facultad abrió por fin sus puertas y acogió a alumnos y profesores

Los desplazamientos para las prácticas clínicas siguen suscitando críticas entre alumnos y profesores

ANDREA G. PARRA

Estreno atípico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada (UGR) en el Parque Tecnológico de la Salud (PTS). La mudanza desde el antiguo edificio de la avenida de Madrid para comenzar el curso en el grande y luminoso inmueble del nuevo campus de la salud no se ha finalizado al 100%. Las clases comenzaron en el PTS este martes día 22, pero la gestión administrativa se mantendrá unos días en el viejo edificio.

«Esta semana esperamos que se solvente lo administrativo», explicó ayer el decano de la Facultad de Medicina granadina, Indalecio Sánchez-Montesinos. Sostuvo que recibió a los alumnos con la misma «ilusión y entusiasmo» que siempre y defendió que no quiere poner piedras y quiere evitar la polémica.

Sánchez-Montesinos señaló que hay que hacer algunos ajustes porque faltan enchufes, hay que hacer más tareas de limpieza., pero eso no le preocupa tanto como otras cuestiones relacionadas con las prácticas clínicas y el relevo generacional en el profesorado. «Las prácticas clínicas y el relevo generacional en el profesorado son las prioridades», subrayó el decano. Los alumnos de sexto empezarán sus prácticas el día 28 en diferentes centros sanitarios. Es una especie de R-0.

El resto de estudiantes disfrutan desde ayer de las nuevas instalaciones del PTS, pero no del hospital porque no está al cien por cien y eso es un problema, en opinión de profesores y estudiantes. La Facultad de Medicina la integran unos 1.700 alumnos y unas 500 personas que componen los sectores del personal docente e investigador, y del personal de administración y servicios.

Un grupo de alumnos de cuarto lamentaba ayer a las puertas de su nueva aula en el PTS que en la vieja facultad estaban cerca del hospital y «podíamos tener tres horas de teoría y tres de prácticas. Aquí no es posible». «Lo que queremos es prácticas clínicas de calidad porque lo que queremos es ser médicos», señalaba uno de ellos. Quieren que se abra el hospital del PTS.

No todo fueron quejas. Andrés, estudiante de cuarto, decía que las instalaciones «están bien. Ahora estamos integrados en un campus». Al lado del Medicina funciona desde el curso pasado la Facultad de Ciencias de la Salud y también está terminado el edificio de servicios centrales. «Tiene potencial para ser muy buena facultad», comentaban Andrés y Alicia. Saben que se tienen que adaptar a los cambios y que son muchos. Al igual que los otros alumnos se quejaban de las prácticas y los desplazamientos.

Despistes

Los estudiantes no fueron los únicos que no encontraron ayer algunas de las aulas; los profesores también estuvieron despistados. Eso es lo habitual en cualquier puesta en marcha.

Sea como fuere, la comunidad universitaria de la Facultad de Medicina granadina estrenó un nuevo edificio docente del PTS que tiene una superficie construida de 42.680 metros cuadrados. Son 11 plantas más dos sótanos. Lo mismo en las tres torres. Todos han ganado en espacio y en luminosidad.

Según datos del Rectorado hay unos 270 despachos. El coste del equipamiento ha sido superior a los 5,2 millones de euros. El presupuesto de los honorarios y obra ha superado los 58,8 millones de euros. Las maquetas se presentaron en 2007. Se dijo que estaría en marcha en 2010, pero ha sido cinco años después cuando los alumnos han entrado en sus modernas aulas. La presidenta de la Junta inauguró oficialmente el centro el pasado 1 de junio.

El edificio de servicios centrales del PTS fue objeto de visitas ayer también. Estaba abierta la biblioteca, que muchos alumnos tildaron como magnífica por lo menos en las primeras impresiones. La guardería o sala de estudio estaban cerradas. El comedor tampoco estaba funcionando. Los comedores, en todas sus sedes en la Universidad granadina, empezarán a servir comidas el día 25 viernes. El del PTS se abrirá como una sede más. La institución universitaria tendrá comedor, por tanto, este curso en Fuentenueva, el referente de siempre; en el colegio mayor Isabel la Católica, en la residencia Carlos V y en el campus de Aynadamar en la Escuela de Informática y Telecomunicaciones.

Medicina es el gran estreno. La Escuela de Arquitectura en el Realejo se abrió el curso pasado, pero este funcionará al 100%.