El excéntrico Rory Stewart pierde el tren arrollador Johnson

El ministro de Desarrollo Internacional británico y candidato a liderar el Partido Conservador, Rory Stewart. /Efe
El ministro de Desarrollo Internacional británico y candidato a liderar el Partido Conservador, Rory Stewart. / Efe

La tercera votación por el liderazgo conservador acerca al exalcalde de Londres a la mayoría absoluta de diputados

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres (Reino Unido)

El candidato excéntrico en la campaña por el liderazgo conservador, Rory Stewart, ha sido eliminado del proceso electoral, tras quedar último en la tercera votación, con 28 respaldos, tras haber ofrecido «un destello del futuro», según ha declarado . Boris Johnson confirma su condición de favorito indiscutible, con 143 votos, mientras Michael Gove (51) acorta dos votos su diferencia con respecto a Jeremy Hunt (54). Sajid Javid logra 38 votos.

Johnson no logra una mayoría absoluta de diputados, 331, pero solo una catástrofe impediría su paso a la siguiente fase, la votación de los afiliados, donde tiene un apoyo mayoritario, según los sondeos. El aumento de 17 votos se debe probablemente al traspaso de buena parte de los 30 votos que recibió el martes Dominic Raab, quien anunció su intención de votar por el exalcalde Londres.

Los aliados de Johnson niegan que estén incitando a sus partidarios a que voten tácticamente a otros candidatos para perjudicar a los más temidos. Que Sajid Javid obtuviera exactamente los 33 votos requeridos el martes llevó a especulaciones sobre cesión de votos que parecen infundadas. El descenso de votos de Stewart sugiere que pudo recibir votos de otros candidatos para pasar la segunda ronda.

La eliminación del candidato que insistía en que todos los demás estaban prometiendo una renegociación imposible del Acuerdo de Retirada de la Unión Europea (UE), pactado por Theresa May en noviembre de 2018, significa que el Acuerdo ya no tiene partidarios y que el Brexit se resolverá en un simulacro de póker donde la parte británica amenaza, con mayor o menor énfasis, con el daño de la marcha abrupta. Según uno de sus portavoces, May no habría revelado su voto ni a su marido.

La eliminación de Raab ha quitado dramatismo al desenlace del Brexit, pues era el candidato más decidido a marcharse sin acuerdo. Johnson quiere evitarlo mediante una propuesta de transferir la búsqueda de alternativas a la impopular salvaguarda irlandesa a un periodo de transición tras un 'brexit' sin ratificación del Acuerdo, que la incluye. Es una apuesta que necesita reprocidad en su aceptación por Dublín y Bruselas.

Ingenuidades

Los otros candidatos no evitan la incoherencia. Los dos situados para entrar en la segunda fase, Hunt y Gove, reprocharon a Johnson en el debate televisado del martes que no contemple aplazar el 'brexit' más allá del 31 de octubre, si se ve que el Acuerdo puede alcanzarse en unos días. Lo harían para evitar el daño de la marcha abrupta a la economía británica, pero manteniendo su posibilidad; causar ese daño como amenaza a la UE ha sido señalado como una posición negociadora absurda por el candidato ahora eliminado.

Stewart intentó ganar adeptos en las últimas horas prometiendo beneficios a circunscripciones de diputados, como elevarlas a categoría de ciudad (city) en lugar de pueblo o pequeña ciudad (town). Combina propuestas de elemental sentido común y abiertas al entendimiento con otros partidos con iniciativas más ingenuas. La resolución del 'brexit' mediante una asamblea de ciudadanos es un ejemplo. Y habría propuesto a otros candidatos formar una plataforma conjunta, con él de líder, para ganar a Johnson. La idea no ha prosperado.

La publicación de las donaciones a diputados en el registro de la Cámara de los Comunes desvela que Dominic Raab, eliminado el martes, fue el que más fondos recibió para gastos de campaña (247.793 euros), aventajando a Johnson (218.500). Michael Gove y Rory Stewart han obtenido más donaciones que otros en las dos últimas semanas.

El jueves habrá dos rondas de votaciones de los diputados conservadores para eliminar sucesivamente a los que hayan quedado últimos y ofrecer a los afiliados la elección entre la pareja de candidatos que han sobrevivido la purga. Este método fue introducido en 1998, tras la enorme derrota del año anterior ante el laborismo de Tony Blair y con el Partido Conservador en crisis.

En las circunstancias actuales, con el partido amenazado de extinción si no ejecuta el 'brexit', según Johnson, el número de afiliados ha aumentado en 32.000 en el último año, quizás por el influjo de exmiembros del UKIP, que fueron animados por sus dirigentes, Nigel Farage y Aarron Banks, a afiliarse como conservadores para asegurar la marcha de la UE. Sería la primera vez que un jefe de Gobierno es elegido por las bases de un partido político británico.