Echa a andar en Brasil el Gobierno ultraconservador de Bolsonaro

El nuevo presidente brasileño Jair Bolsonaro. /Efe
El nuevo presidente brasileño Jair Bolsonaro. / Efe

El exjuez Sergio Moro, en la cartera de Seguridad y Justicia, es el ministro estelar de un Gabinete formado por veinte hombres y dos mujeres

MARCELA VALENTEBuenos Aires (Argentina)

Con la designación estelar del exjuez Sergio Moro como ministro de Justicia, el flamante presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, puso este miércoles en funciones a 22 ministros. Veinte son hombres y solo dos mujeres. Ninguno negro. Hay cinco militares, una pastora evangélica y un astronauta. Con matices, todos comparten la visión ultraconservadora del nuevo mandatario, que prometió combatir la ideología de género y colocar «a Dios por encima de todo».

 Conocido como el verdugo del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva -preso por corrupción-, Moro ha aceptado la cartera de Justicia y Seguridad Pública dando por tierra con su declarado desinterés por la política. Hoy, el «superministro» -como lo calificó Bolsonaro- anunció que combatirá la corrupción y el crimen organizado con penas más duras y adelantó que hará una propuesta de ley para «dejar más clara» la obligatoriedad de la pena de prisión a condenados de segunda instancia, una medida que alejaría las posibilidades de Lula de quedar en libertad.

También asumió el ministro de Hacienda, el ultraliberal Paulo Guedes, que prepara los primeros recortes de gastos. Hoy en el Boletín Oficial se publicó el nuevo salario mínimo, que será menor al previsto en el Presupuesto 2019. Guedes prepara además una medida provisoria en torno a una controvertida reforma de las pensiones que aumenta la edad de retiro. Los mercados financieros reaccionaron con optimismo.

El nuevo jefe de la Casa Civil -una suerte de jefe de Gabinete- es Onyx Lorenzoni, quien anticipó que en breve darán a conocer un paquete de 50 medidas para estimular la economía. Entre esas disposiciones estará la de facilitar la posesión de armas para defensa personal, un asunto que Bolsonaro adelantó el fin de semana y que está bajo análisis de Moro.

Lorenzoni aseguró que el Gobierno «sorprenderá por su capacidad de diálogo», consciente de que su fuerza está en minoría en ambas cámaras. La aclaración contrastó con lo dicho por el presidente al asumir el cargo, cuando prometió «acabar con el socialismo y lo políticamente correcto» en alusión al Partido de los Trabajadores.

Para Exteriores, Bolsonaro ha elegido a Ernesto Araújo, un funcionario de carrera que tiene posturas polémicas sobre temas clave de la agenda internacional. Araújo considera «alarmistas» las prevenciones sobre el cambio climático. Respecto de la globalización considera que está siendo liderada por el «marxismo cultural». Admirador del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, Araújo estuvo reunido hoy con el secretario de Estado de ese país, Mike Pompeo, que visitó Brasil para la toma de posesión. El canciller brasileño anunció hoy que comienza «una nueva etapa» en la relación con Washington.

Para Educación el elegido es un filósofo colombiano, Ricardo Vélez, profesor de la Escuela del Estado Mayor del Ejército. Vélez eliminó hoy la Secretaría de diversidad, derechos humanos y relaciones étnico-raciales de su cartera.

La cuestión indígena

Para liderar la nueva cartera de Mujer, Familia y Derechos Humanos, Bolsonaro ha optado por la pastora evangélica Damares Alves. La funcionaria considera que el verdadero rol de la mujer está en el hogar, se manifiesta contraria al aborto y en sus sermones aseguraba que era «tiempo de que la iglesia gobernara». En esas arengas declaró también que «el embarazo es un problema que solo dura nueve meses» y que «el aborto es un problema para toda la vida».

Alves ha recibido en su cartera la cuestión indígena, que ha dejado de ser parte de Justicia. «El indio es gente. No es solo tierra», aclaró la nueva funcionaria para justificar el traspaso. En cambio lo referido a la demarcación de tierras indígenas quedará en manos de la otra cartera comandada por una mujer, la de Agricultura, a cargo de Tereza Correa.

Para Ciencia y Tecnología Bolsonaro ha designado al único brasileño que ha viajado al espacio, el teniente coronel Marcos Pontes. Otros militares son el ministro de Defensa, el secretario de Gobierno, el de Seguridad Institucional y el de Minas y Energía. Son viejos conocidos del propio Bolsonaro, excapitán del Ejército, y de su vice, el general Hamilton Mourao.

Asimismo, dirigirá Salud Luiz Mandetta, que fue médico del Hospital del Ejército con el grado de teniente, mientras Medio Ambiente estará a cargo del abogado Ricardo Salles, quien ya aclaró que «en principio» Brasil no abandonará el Acuerdo de París sobre cambio climático.

Más información