El bloque bolivariano se blinda frente al avance de la derecha

El primer secretario del Partido comunista de Cuba (PCC), el expresidente cubano Raúl Castro (2i), saluda junto al presidente de Cuba, Miguel Diaz-Canel (2d); el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (i), y el presidente de Bolivia, Evo Morales (d), durante su participan en la XVI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Alba. /Efe
El primer secretario del Partido comunista de Cuba (PCC), el expresidente cubano Raúl Castro (2i), saluda junto al presidente de Cuba, Miguel Diaz-Canel (2d); el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (i), y el presidente de Bolivia, Evo Morales (d), durante su participan en la XVI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Alba. / Efe

Maduro propuso que la criptomoneda bolivariana se convierta en instrumento para las transacciones en la región

MILAGROS L. DE GUEREÑOCorresponsal en La Habana (Cuba)

Presidentes, jefes de Estado y representantes de las diez naciones que participaron en La Habana en la XVI Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) cerraron filas el viernes con acuerdos de cooperación política y económica para enfrentar en común las presiones ejercidas por el Gobierno de Donald Trump y gobiernos de derecha de la región contra los principales miembros del bloque de integración regional creado por iniciativa de los fallecidos Fidel Castro y Hugo Chávez.

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, presidió la tarde-noche del viernes la sesión de clausura sin pronunciar ningún discurso. Ese papel lo asumió, como le corresponde por su cargo, a su delfín, el presidente Miguel Díaz-Canel.

Por su parte, Nicolás Maduro (Venezuela), Evo Morales (Bolivia), Daniel Ortega (Nicaragua) y el resto de los delegados insistieron en sus intervenciones en la necesidad de «contrarrestar la ofensiva imperial» fortaleciendo la unidad de acción, la solidaridad y la denuncia permanente de los planes injerencias de la administración estadounidense y sus aliados locales contra Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia.

Maduro propuso que el petro, la criptomoneda bolivariana, se convierta en instrumento para las transacciones en la región.

El canciller cubano Bruno Rodríguez dio lectura a la Declaración de la Cumbre que celebró su 14 aniversario. El texto reitera la voluntad de seguir impulsando un nuevo orden económico nacional e internacional sobre la base de la justicia social, con respeto a la libre determinación de los pueblos que promueva el multilateralismo.

Igualmente rechaza las medidas coercitivas unilaterales, tanto por el embargo aplicado por EE UU contra Cuba desde 1961 y que Trump continúa endureciendo como por otras sanciones aplicadas contra gobiernos progresistas de la región. Los presentes coincidieron en que ante el escenario actual, el ALBA «es un mecanismo muy necesario».

Asimismo acordaron desarrollar más la cooperación económica, área menos desarrollada que la del campo político.