El vuelo de Vueling Barcelona-Granada da una gran vuelta para aterrizar en Málaga y retrasa cinco horas su regreso

El vuelo de Vueling Barcelona-Granada da una gran vuelta para aterrizar en Málaga y retrasa cinco horas su regreso

La aerolínea de bajo coste desvió a Málaga la última operación del día por «meteorología adversa», en donde despegó cerca de las cuatro de la madrugada, según fuentes de la compañía

ANTONIO SÁNCHEZ

Granada ha iniciado el verano con nuevas incidencias con Vueling, tal y como ocurriera en la pasada temporada estival, en la que se registraron decenas de cancelaciones de vuelos entre el aeropuerto Federico García Lorca y Barcelona. Anoche, de nuevo con la capital catalana, la «meteorología adversa« provocó que el último vuelo del día, que debería haber aterrizado en la pista de vuelos de Chauchina a las 22.00 fuera redirigido a Málaga por viento, en donde tomó tierra a las 23.35 horas. Esto provocó que los pasajeros que tenían previsto coger el vuelo de vuelta (a las 22.40 horas) tuvieran que ser desplazadas hasta Málaga, desde donde no se despegó hasta las 03.40 horas, según informa la propia compañía en su página web. La llegada a Barcelona se produjo a las cinco de la madrugada, casi cinco horas después de la hora prevista de llegada.

«Sin darnos agua o comida…, había bebés, personas en silla de ruedas y en ningún momento del vuelo nos dieron ni ofrecieron comida o bebida« Un de los pasajeros

Usuarios afectados por la incidencia explicaron a IDEAL que el traslado de los pasajeros se inició a las 00.30 horas -una hora después de que el vuelo hubiera aterrizado en Málaga- y que se produjo de sin que se recibiera ningún tipo de atención por parte de la aerolínea con los usuarios. «Sin darnos agua o comida…, había bebés, personas en silla de ruedas y en ningún momento del vuelo nos dieron ni ofrecieron comida o bebida», censura uno de los afectados.

La crítica va más allá, ya que cuando se aterrizó en Barcelona, a las cinco de la madrugada, «no tuvimos ni taxi ni autobús que nos llevase a Barcelona por lo que cada pasajero tuvo que pagar su taxi, ya que no había otra alternativa de transporte y el primer aerobus desde el aeropuerto sale a las 05.35 horas».

Fuentes de la compañía aérea expresaron a IDEAL que el aterrizaje en el aeropuerto Federico García Lorca no se pudo realizar por viento de cola y aseguraron que la seguridad es prioritaria para la compañía, por lo que se decidió el traslado a Málaga. Vueling explicó que se realizó el traslado de la manera más diligente posible y que no se ofrecieron bolsas de comida a los usuarios para evitar mayores retrasos en el vuelo.