«No tienen ningún respeto por el barrio»: los vecinos del Albaicín cargan contra turistas incívicos

Seis jóvenes subidos al tejado de su alojamiento. /IDEAL
Seis jóvenes subidos al tejado de su alojamiento. / IDEAL

El barrio granadino se ha convertido en escenario de una batalla entre cierto tipo de visitantes y los residentes habituales, que denuncian «una convivencia cada vez más difícil»

JOSE MENDOZA

Mercedes asegura tener miedo y prefiere usar un nombre falso. Ella es vecina del barrio del Albaicín y asegura que no puede más. La convivencia con los turistas se hace cada día más «insoportable» para ella y para los residentes de la zona. Ruidos constantes, música a altas horas de la noche y fiestas son actividades constantes en este barrio de Granada. Una lucha continua entre los residentes habituales y cierto tipo de turistas, que, tal y como denuncia Mercedes, «no tienen ningún respeto» por el vecindario:

«Se suben a los tejados y allí hacen de todo. Igual se beben una cerveza que se hacen una foto. El problema es que no se dan cuenta que están molestando. Y ya no es sólo la molestia, es el riesgo de que se puedan caer o entrar en una casa ajena», asegura la vecina , que enseña fotos de cuatro chicos y dos chicas subiendo a lo alto del techo del piso que han alquilado.

Las imágenes son del pasado 1 de agosto, pero Mercedes asegura que no ha sido la única ocasión en la que han tenido estos problemas: «Ya ha ocurrido en más ocasiones, es un peligro para todos, para ellos, pues pueden caerse pero también es un peligro para nosotros. Tienen acceso a nuestras viviendas desde ahí. El otro día, un perro de una vecina les ladró y para intentar que dejara de ladrar le arrojaron objetos durante un rato», asegura

Un grupo de jóvenes subido al tejado de un edificio del Albaicín.
Un grupo de jóvenes subido al tejado de un edificio del Albaicín. / IDEAL

Mercedes explica que ese no es el único problema con el que conviven: «Una noche cualquiera tienes que aguantar su ocio nocturno, que puede abarcar desde las 20 horas hasta las 4 de la mañana tranquilamente, con ruidos fuertes, música y gritos. Se deben pensar que no se les oye o directamente les da igual. No tienen respeto por los vecinos».

Sensación de inseguridad

Pese a que los vecinos ya han acudido en otras ocasiones a la Policía Local, no han sido capaces de resolver el problema: «Hay muchos vecinos que prefieren mirar hacia otro lado. Hay miedo al enfrentamiento. Cuando alguien se ha quejado, le queman el timbre o desaparecen macetas. Pero todos los vecinos somos conscientes de lo que ocurre. Algunos acudimos a la Policía, estuvimos una hora esperando en la comisaria y no hicieron nada. Nos dijeron que tenían que pillarlos en el acto. », explica.

Un miedo que explica Fran, otro vecino del Albaicín: «Ellos se sienten intocables. Actúan como si esto fuera una ciudad sin ley. Si quieren fiesta, montan fiesta, si quieren, gritan. Si les apetece ir al baño en la calle, lo hacen también. Si les gusta algo que ven, lo cogen y si les apetece destruirlo, lo hacen. El problema es que no puedes decirles nada, porque te gritan y se ponen farrucos. Es como poner una diana sobre tu casa, sabes que algo van a hacer»

«Es una lucha constante, mucha gente prefiere irse, cada día hay más pisos turísticos», explica Fran, que asegura que no está en contra del turismo: «Los vecinos entendemos perfectamente que hay que cuidar el turismo. Entendemos que el turismo es dinero para Granada. Y entendemos que se sientan atraídos por la belleza de este barrio al igual que nos sentimos nosotros. Lo único que pedimos es que nos respeten a nosotros, que nos entiendan».