Una tromba de una hora siembra el caos en Granada

Un vecino de Ogíjares, el municipio más afectado, en su cochera inundada. /RAMÓN L. PÉREZ
Un vecino de Ogíjares, el municipio más afectado, en su cochera inundada. / RAMÓN L. PÉREZ

El fuerte aguacero, que afectó a una veintena de municipios, anegó viviendas y obligó a cortar calles en la capital | Se registraron 230 incidencias

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBAGRANADA

Una tromba de agua que dejó algo más de veinte litros en la capital granadina en apenas una hora generó numerosas inundaciones de viviendas en la ciudad y en 22 municipios del Cinturón Metropolitano como Ogíjares, Gabias y su pedanía de Híjar, Churriana, Armilla, Pulianas, Maracena, Albolote, Vegas del Genil o Jun, entre otros. La lluvia acompañada de granizo en algunos momentos también tocó de lleno a localidades del Poniente granadino como Montefrío, Íllora y Villanueva Mesía, principalmente. Ascienden a 230 las incidencias registradas por las lluvias en unaveintena de municipios de Granada

La incidencia más repetida durante la jornada de ayer fue la inundación de bajos y viviendas, más de 75 repartidas entre todas las localidades citadas, según han informado fuentes consultadas de Bomberos y Protección Civil.

Otro de los problemas originados por esta lluvia torrencial ha sido dejar sin suministro eléctrico a distintas localidades. En Ogíjares -una de las poblaciones más afectadas por esta tromba de agua- un transformador de luz se inundó por culpa de la lluvia y dejó sin servicio a un centenar de clientes. En el Poniente granadino, concretamente en Montefrío, Villanueva de Mesia e Íllora más de mil clientes se quedaron sin luz durante un par de horas por culpa de la tormenta, según informó ayer el gabinete de prensa de la compañía suministradora Endesa.

En la capital granadina, la Policía Local, Bomberos y Protección Civil se emplearon a fondo para subsanar los múltiples problemas que se iban sucediendo. Uno de ellos fue el cierre del subterráneo próximo a la Diputación. Este túnel quedó clausurado por la importante balsa de agua acumulada en su interior, pero también hubo problemas en otros como el de la Carretera antigua de Málaga, cercano al gimnasio We de la Chana.

La parte más afectada por esta riada de agua en la capital granadina fue todo el entorno de la Carretera de Jaén. El alcantarillado no fue capaz de succionar la ingente cantidad de agua caída por la intensidad con la que lo hacía. Ello generó 'piscinas' de líquido que impedían la circulación de vehículo. El problema se agudizó aún más por la parte trasera de la Estación de Autobuses y zona de la calle Argentinita. Bomberos efectuaron cuatro rescates de personas atrapadas en sus turismos en esta zona. Incluso tuvieron que acudir al auxilio de un matrimonio y sus dos hijos pequeños que no podían salir del vehículo debido a la altura del agua que les impedía abrir la puerta del coche. Desde el Ayuntamiento de Granada han comunicado que los imbornales estaban limpios y los problemas han sido originados por la intensidad del agua caída en un corto espacio de tiempo.

Corte de calles

Esta riada de agua obligó a la Policía Local a cortar por cortos espacios de tiempo la calle Pagés del Albaicín, Sagrada Familia en la Chana, Avenida de Andalucía, Juan Pablo II, entre Estación de Autobuses y calle Ovidio. La estampa era del agua recorriendo estas vías y arrastrando todo lo que encontraba a su paso, mientras los bomberos y policías locales trataban de levantar las tapaderas de las alcantarillas para evitar las balsas de agua.

Ogíjares ha sido uno de los pueblos más afectados por la tromba de agua. Bomberos han atendido unas cincuenta incidencias en este municipio donde los efectivos de Protección Civil y Policía Local también se han empleado a fondo para subsanar los problemas originados por la lluvia. «Las arquetas de la calle están atascadas, y los veinte o 25 vecinos que tenemos casa en la calle Luna de Ogíjares tenemos los bajos inundados. En el mío ha entrado barro y el agua ha alcanzado casi dos metros de altura», comentó ayer a este periódico Alejandro Molina propietario de la casa número 17 de esta vía de los Ogíjares. También en este municipio hubo que cerrar un subterráneo en la A-44, kilómetro 135 por el agua acumulado en su interior. Ello generó trastornos a muchos conductores que necesitaron dar un rodeo importante para sortear este túnel y acceder al municipio por otro sitio distinto.

En Las Gabias, el primer municipio donde empezó a descargar la lluvia con mucha fuerza, también se han registrado una veintena de inundaciones en bajos y cocheras, principalmente.

Además, se ha producido acumulación de balsas de agua, barro y piedras en algunas vías como la GR-3410 en Montefrío, GR-3313 en Vegas del Genil; la A-328, la A-4156 y la GR-4402 en Loja; la A-4154 y la GR-5400 en Algarinejo y la GR-3417 en Albolote.

Lo mejor de la huella que ha dejado esta tormenta es la inexistencia de personas heridas, mientras que los daños materiales sí se han registrado en forma de inundacionesen casas y cocheras.

Entre 10 y 20 litros

La Agencia Española de Meteorología -Aemet- tenía registrado a las 18.30 horas de ayer 10 litros de agua en apenas una hora en el Aeropuerto, mientras una estación pluviométrica de la Universidad de Granada marcaba a la misma hora 22 litros caídos sobre la capital granadina. La intensidad con la que ha llovido ha sido la clave para justificar la conversión de numerosas calles y carreteras de la capital y el cinturón metropolitano en auténticas 'piscinas' de agua embalsada.

RAMÓN L. PÉREZ

Los expertos en meteorología cuantifican que cualquier aguacero cuya intensidad esté por encima de los diez litros por hora se considera fuerte. «Lo recogido en el Aeropuerto de Granada ha estado en todo momento por encima de los diez litros por hora», informó ayer a IDEAL el responsable de meteorología del Aeropuerto de Granada.

Bomberos de Granada dieron por calmada la situación sobre las nueve de la noche de ayer. La tarde fue un infierno de llamadas y servicios, aunque en ninguno se registró una situación de peligro para los ciudadanos, salvo la angustia del rescate de los menores del turismo citado anteriormente.

La Agencia Española de Meteorología mantiene la alerta amarilla para hoy en la provincia de Granada sólo en la zona de Sierra Nevada y Alpujarras.

El aguacero caído ayer sobre la provincia granadina en apenas una hora se suma a la granizada del sábado que no originó tantos problemas porque apenas se prolongó por espacio de quince minutos. Dos claros exponentes de los cambios climáticos del nuevo siglo.