«Es muy triste porque han pasado 4 años y sigue cerrada»

Y. H. GRANADA.

«Es triste porque han pasado cuatro años y la realidad es que Casa Ágreda, por unas cosas u otras, pues sigue cerrada», lamenta M. N. M., el granadino que participó en la operación de Casa Ágreda y que se ha visto inmerso en la causa penal por su relación con la oenegé que ha perdido el controvertido palacete. Fue un simple «mandatario verbal», pero comparte la condición de investigado con el exalcalde, la exedil de Urbanismo, Manuel Lorente y otros funcionarios.

«No sé quién se ha equivocado, pero yo no he tenido relación con ningún partido político. Tengo amigos en todos y evidentemente tengo mis ideas, pero se han dicho cosas que rayan la ciencia ficción», manifiesta a IDEAL, a la vez que confiesa que siente tristeza y «mucha inquietud». Afirma no haber cometido delito alguno; es, según señala, un hombre con familia que se gana la vida «honradamente».

Sobre las dudas planteadas por una de las acusaciones sobre la actividad de AIDE, garantiza que hasta donde él sabe puede dar fe -no ha estado en su sede en Francia, pero sí conoce a sus representantes y su labor en Marruecos- de que es «impecable». AIDE España, según indica, está registrada en nuestro país y tiene su CIF, pero no ha podido desarrollar todos sus planes porque se ha usado al final Casa Ágreda como «arma arrojadiza política». Su entrada en funcionamiento hubiera supuesto «50 puestos de trabajo».

Sobre la petición de que la organización fuera investigada por presunto blanqueo de capitales, recordó que el dinero vino de una cuenta de Marruecos «que es perfectamente chequeable». Quiso aclarar que lo que se llegó a decir en un escrito de una parte sobre la relación del presidente de AIDE con un caso de supuesto tráfico de armas, recalcó que este hombre estaba perseguido políticamente en los años 70 y cuando tenía 24 años fue arrestado «48 horas» por llevar un revólver. Sólo eso.