Tres detenidos y 800.000 euros en contrabando de tabaco desde Croacia

Nave de Chauchina con el camión utilizado por los presuntos contrabandistas para repartir el tabaco importado./AEAT
Nave de Chauchina con el camión utilizado por los presuntos contrabandistas para repartir el tabaco importado. / AEAT

La Agencia Tributaria ha alijado 4,5 toneladas en Chauchina, la misma localidad donde en 2016 también se incautó de 95.000 kilos de esta sustancia

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBA

Policías de la Agencia Tributaria han detenido en Chauchina a tres individuos de nacionalidad española acusados de contrabando de tabaco, después de descubrir en una nave de esta localidad 4.500 kilos de tabaco de picadura procedentes de Croacia y que no habían pasado ningún tipo de control sanitario. Los dueños de la mercancía también había eludido al fisco, ahorrándose casi 400.000 euros. El coste total de la mercancía aprehendida, incluidos impuestos, se eleva a 800.000 euros.

Han sido seis meses de investigación, doce agentes involucrados y un puzzle resuelto pese a la dificultad que presentaba esta operación. La presunta trama granadina contactaba directamente con los proveedores del tabaco en el país croata. Un transportista, que no tiene nada que ver con los arrestados, iba a Croacia a recoger el tabaco para traerlo a Granada, pero cuando éste se encontraba cerca de la capital recibía la llamada para que se dirigiese a una dirección distinta a la facilitada en un primer momento. Una forma de despistar en el caso de que hubiera seguimientos. La Agencia Tributaria comenzó a investigar después de que las autoridades aduaneras croatas detectaron un incremento notable de tabaco de picadura con destino a Granada.

Los agentes de Hacienda montaron un importante dispositivo para localizar finalmente cuál era el destino real del tabaco. Una vez localizada la nave en Chauchina, hubo vigilancias, seguimientos hasta que el pasado 10 de noviembre interceptaron un vehículo de alquiler que salía de la nave con 2,5 toneladas de tabaco. Dentro había tres personas que fueron detenidas, al mismo tiempo que esta policía judicial encontró otras dos toneladas de tabaco de picadura. No hubo resistencia de los arrestados ni uso de armas de fuego durante la operación. Los tres están acusados de un delito de contrabando, aunque la operación sigue adelante y podría derivar en un entramado mayor de lo descubierto hasta el momento.

El tabaco se distribuía a gran escala posteriormente desde Granada hacia otras provincias y más tarde se vendía al menudeo por los pequeños 'camellos' o traficantes de este producto ilegal -por no estar sometido a ningún tipo de control sanitario y por eludir al fisco-.

Sobre el perfil que suelen tener los contrabandistas de tabaco, un policía consultado indica que son personas dedicados al delito económico pero no responden a gente peligrosa en el sentido de que sean capaces de mantener enfrentamientos armados. Suele ser gente muy precavida y protege mucho sus 'negocios'.

Que Granada últimamente haya sido escenario de tantos alijos de tabaco de contrabando no pasa desapercibido, pero la misma fuente asegura que no se ha detectado un incremento del contrabando de tabaco como sí ocurrió en la década de los noventa. «Aquí en Andalucía, también hemos trabajado en otras provincias como Málaga, Sevilla, Córdoba o Jaén. Sí es cierto que en Granada hicimos una gran incautación en 2016 en Chauchina también. Pero no es Granada un objetivo especial de los contrabandistas», apostilla.

Fraude a la sociedad

No sólo es el importante fraude generado contra toda la sociedad a través de la evasión de impuestos, sino el riesgo para la salud de consumir un producto sin ningún tipo de control sanitario. En otros alijos se han encontrado restos de venenos para ratas y de excrementos humanos mezclados con el tabaco.

Según las estadísticas recogidas por Altadis -la empresa líder del sector del tabaco en España- los últimos datos reflejan que Andalucía es la comunidad autónoma española donde se mueve más tabaco ilícito. El 30,4% del total consumido es de procedencia ilegal y le sigue Madrid con un 6,9%. El fraude en este sector, según datos de Altadis, genera pérdidas a la Hacienda Pública anuales superiores a los mil millones de euros. Uno de cada tres cigarrillos que se fuman en Andalucía, es de contrabando. Esta es una de las conclusiones más alarmantes que se desprende de la última Encuesta de Paquetes Vacíos elaborada por la consultora IPSOS.

Las últimas estadísticas de Altadis registran en Granada la venta de tabaco legal hasta el pasado 30 de septiembre por valor de 177.837.005 euros. Datos referidos al año 2016 demuestran que el 4% del tabaco en circulación en Granada es ilegal, en base a los informes de Altadis sobre incautaciones por contrabando y ventas registradas en ese ejercicio.

La mayor incautación de la historia

El mayor alijo de tabaco de picadura de contrabando incautado en España fue alijado en junio de 2016 en tres naves del polígono industrial de Chauchina, donde se guardaban 95.000 kilos de este producto. Esa mercancía hubiera movido en el mercado legal 37,4 millones de euros. El cálculo de este fraude procede del número de cajetillas de tabaco que hubieran podido salir al mercado, cuya cifra se eleva a 8,5 millones y cada una se «hubiera vendido -en el mercado legal- por 4,40 euros, advierten los investigadores. Otro cálculo tasa cada kilo de tabaco de picadura en 70 euros, lo cual hubiera generado en el mercado beneficios de 6,6 millones de euros. En aquel entonces, la operación fue desarrollada por el EDOA de la Guardia Civil y por la Agencia Tributaria.

 

Fotos

Vídeos